Ya está bien

OVEJA_NEGRA.jpgEl PSOE propone crear un tribunal internacional para los casos de piratería

Así que así andamos. Sarkozy atrapa a piratas que atentan contra intereses franceses y les lleva a París donde se juegan una cadena perpetua; España coge a otros y el Gobierno los quiere mandar a Kenia, para que los juzguen allí que aquí nos da un no sé qué… no vaya a ser que nos tachen de racistas por emplumar a unos delincuentes peligrosos.

Y encima llega un juez de la Audiencia Nacional y pretende dejarles en libertad rebuscando un poquito en las leyes (¿por qué siempre rebuscan a favor de los malos?). Por cierto, que el tipo es el mismo que mientras cobra de nuestros impuestos quiere juzgar a ministros israelíes por lo de Gaza, será que tiene tiempo libre… o que sabe que eso reporta grandes beneficios al ganar nombre y que te inviten a congresos internacionales.

Pero si la cosa es surrealista lo mejor es la solución que propone Leire Pajín: que afirma que polémicas como ésta “podrían evitarse si se crease un tribunal internacional”. Y se queda tan ancha. Vamos, que ante un problema que requiere solución urgente tira de Manuel de escuela primaria y echa balones fuera. ¿Y hasta entonces qué hacemos? Porque para poner de acuerdo a la comunidad internacional y crearlo se pueden tardar unos añitos o décadas…

Yo no voy a mirar al futuro, sino al presente inmediato y así le doy una pista a Pajín: no entraríamos en problemas de este tipo si el Gobierno:

a) Le echara valentía y dejara de cogérsela con papel de fumar contra unos piratas que ya han secuestrado varios barcos españoles;

b) Legislara con urgencia el papel de la Audiencia Nacional , porque mientras los jueces echan el rato tratando de juzgar a China, Israel e incluso EEUU por lo de Guantánamo aquí hacen su agosto paramilitares peligrosos de Europa del Este, se nos escapan narcotraficantes internacionales y ponemos en la calle a pederastas y violadores con informes contrarios de los psicólogos.

Así que estas frivolidades ya no es que no cuelen, sino que no hacen ni la más mínima gracia. Ya está bien.

LA OVEJA NEGRA

 

Escriba su comentario