Viticultores no llegan al consenso que desbloquee las Cuentas del Consejo

LA SITUACIÓN

4257640nuberayos.gifEL CORREO – Pleno de presupuestos. Se celebró el pasado día 2 de diciembre y terminó sin acuerdo, puesto que los votos a favor de bodegueros y cooperativistas sumaron 145 de los 150 votos necesarios para sacar adelante los Presupuestos previstos para 2011, que ascendían a 13,6 millones de euros (8,6 en partidas extraordinarias para la promoción y otros 5,5 que integraban el presupuesto ordinario, en el que también había algunos capítulos para la promoción).

Postura de las organizaciones agrarias. ARAG-Asaja se abstuvo en la sesión plenaria, mientras que UAGR y UPA votaron en contra. También se mostraron en contra del acuerdo presupuestario UAGA, de Álava, así como los navarros de UAGN y Ehne.

Postura de las cooperativas. Apoyaron las Cuentas del Consejo para 2011 al lograr que la aportación de los viticultores al presupuesto se mantuviera congelada el próximo año y se quedara en 0,0113 euros (1,88 pesetas) por kilo de uva amparada.

Posición del Grupo Rioja. Portavoces del principal grupo bodeguero representado en el Consejo criticaron el «bloqueo» de los presupuestos por parte de las organizaciones agrarias mencionadas, recordaron la importancia que para la DOC tiene la promoción y avisaron de una posible paralización de la actividad diaria del Consejo Regulador.

A propuesta de ARAG-Asaja, la sede de la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja en Logroño se convirtió en el escenario de la primera reunión conjunta de organizaciones agrarias representadas en el Consejo Regulador (Asaja, UAGR y UPA, de La Rioja; UAGA, de Álava, y UAGN y Ehne, de Navarra), después de que el pasado 2 de diciembre lograran que los Presupuestos de 2011 del órgano rector de la Denominación no salieran adelante.

El encuentro se prolongó durante tres horas y comenzó con muchas expectativas de que las posturas pudieran acercarse, si bien finalizó con la decepción de la mayoría de los asistentes al comprobar que, en esta primera reunión, no encontraban puntos en común en los que basar la unidad de acción y con los que plantarse delante de las bodegas.

Luis Alberto Lecea, de ARAG-Asaja, reiteró que las condiciones de su organización para cambiar el sentido de su voto en el plenario del Consejo Regulador pasan por «un ajuste de rendimientos a una ratio ideal, tal y como quedamos en el acuerdo de marzo», el establecimiento de un plan de control sobre las uvas excedentarias y «seguir avanzando en un contrato-tipo y en la creación de un observatorio de precios».
Lecea expuso estos planteamientos ante el resto de representantes de organizaciones agrarias de la Denominación. «Los han recogido y han dicho que los tienen que llevar a sus respectivas asambleas, para estudiarlos», afirmó.

En el lado contrario, casi en bloque, se encontraban el resto de los sindicatos agrarios. Desde la UAGR, José Luis Pisón, admitió que las conclusiones de la reunión se someterán hoy a los miembros de la Comisión del Vino. «El resto de las organizaciones no apoyamos la postura de Asaja respecto a establecer una fórmula que regule automáticamente los rendimientos, porque se ha demostrado que este año se rebajaron los rendimientos, pero los precios para los agricultores no subieron», afirmó.

Ante esta situación y para evitar el colapso en el funcionamiento del Consejo Regulador, si comenzara el año sin Presupuestos, Lecea señaló la urgencia de ir buscando un ‘plan b’ para que se satisfagan las nóminas de los trabajadores y se haga frente a los gastos corrientes de la sede de la DOC.

A este respecto, desde UPA-UGT se propuso ayer la posibilidad de llegar a acuerdos con los bodegueros para aprobar las partidas presupuestarias necesarias para «mantener los servicios mínimos del Consejo, en tanto continúan las conversaciones y las negociaciones y hasta ver que el agricultor recibe un dinero aceptable por sus uvas».

José Ramón Peciña añadió que la intención de las organizaciones agrarias que ayer se dieron cita es seguir manteniendo reuniones, aunque también reconoció que el encuentro culminó sin fechas concretas fijadas.
«Las postura de Asaja no está tan lejos de la nuestra y, al final, tendrá que avenirse a parte de lo que decimos los minoritarios, porque de lo contrario se quedaría sola en la aprobación de los presupuestos en un momento muy complicado y que, a lo mejor, le podría suponer pagar un coste social muy caro frente a sus bases».

Con las cooperativas

ARAG-Asaja abrió el turno de reuniones el pasado viernes con las cooperativas, a las que también explicaron sus propuestas. Según Javier Rubio, presidente de este sindicato agrario, «las sensaciones fueron buenas y, aunque también tenían que debatirlo en sus propias asambleas, están de acuerdo en que hay que regular la oferta y la demanda, en establecer un contrato-tipo que tenga cobertura legal, porque si lo hacemos obligatorio y con precios mínimos nos lo van a impugnar, y en controlar las uvas excedentarias».

Escriba su comentario