UNA VEZ MAS LA SOCIEDAD VUELVE A DAR LA ESPALDA A LOS ECOLOGISTAS METIDOS A POLITICA

geroa_ss.jpgComo viene siendo habitual, cuando toca ejercer el derecho democrático de elegir nuestros representantes políticos, la sociedad vuelve a dar la espalda a los partidos ecologistas. La representación social y política del mundo ecologista radical puede considerarse anecdótica y residual, un 0, 68% de los votantes, 6977 personas en todo Euskadi apoyaron a los partidos políticos BERDEAK (Los verdes) y PACMA (antitaurinos).

No es de extrañar que ante semejante fracaso social, determinados grupúsculos radicales basados en el negocio  y enriquecimiento, opten por opciones violentas y difamatorias (ECO BORROKA), contra quienes simplemente pensamos distinto a ellos.

Elecciones vascas-09.

13 Respuestas to “UNA VEZ MAS LA SOCIEDAD VUELVE A DAR LA ESPALDA A LOS ECOLOGISTAS METIDOS A POLITICA”

  1. Tarratian Says:

    Deplorable contribución, Geroa

  2. geroa Says:

    Esta opinión ha sido cocinada entre varios cocineros y cocineras.

    Comparto contigo que como contribución a entendimientos que a mi juicio son necesarios destruye más que construye. Hay que diferenciar claramente entre una minoría casi inexistente de radicales y el movimiento ecologista que trabaja sincera y horradamente por la naturaleza. Pero el problema esta en que como en casi todo los sitios, los radicales lo enmierdan todo. Sectores como la caza, la pesca y la ganadería sufrimos sus ataques e intransigencia y la gente se mosquea mucho. Después, el partido político de Los Verdes se entiende y recoge votos de los locos del Pacma y la gente empieza a preocuparse. Yo pienso que el ecologismo ni entiende ni debe entender de política, debe de olvidarse de propagandas demagógicas, criticar y marginar a los que les utilizan para introducir ideologías y hacer negocio.

  3. Tarratian Says:

    Me refería básicamente al uso de esas cantinelas facilonas, y con toda seguridad falsas, como esa de “…determinados grupúsculos radicales basados en el negocio y enriquecimiento” No es que no contribuya al entendimiento, es que es un ataque sin más base que ‘porque lo digo yo’, y está muy cerca de una calumnia en toda regla, de una provocación. No entro a discutir la radicalidad de su mensaje, ni demás zarandajas místicas que les acompañan. Quienes me conocen saben lo que opino del acercamiento de filosofías (por llamarlas de alguan manera) propias de corrientes artísticas guays y ‘new age’, que parecen extraidas de libros de autoayuda, al mundo de la conservación. En definitiva, creo que se puede informar mucho más objetivamente del mismo hecho palmario: que en la política vasca no hay sitio para partiduchos así.

  4. jabali Says:

    Estimado Tarratian:

    Correcto, creo que no te equivocas en tus afirmaciones.
    Dialogo para el entendimiento, pero debes de entender que los cazadores estamos hasta las tetas de tanto ataque indiscrimanado de estos que se creen que hablan por la mayoría de la sociedad.
    El que se presenta a elecciones tiene que ser coherente con los resultados, y los resultados han dicho que son pocos, poquísimos diría yo.
    Haber para cuando hay un poco de valentía y nos presentamos los cazodores y asi podemos contar los resultados.
    A todo esto, Del Nido es ecologista o no?.
    Lo digo por que al parecer come leones, desde la melena hasta el rabo.
    Saludos

  5. jonas da terra Says:

    usan su culo para guardar cosas,y si hacemos caso del consejo de la dueña del ano en cuestion tiene que ser un sitio realmente insalubre.

    activista de equanimal dice:
    Estoy sentada entre el público que espera para ver el mayor desfile peletero del año. En las gradas frente a mí, varias personas del “famoseo” madrileño son fotografiadas mientras se quitan y entregan a la gente del guardarropa sus abrigos de piel.

    Me cambio de asiento y ocupo otro unos peldaños más abajo, entre un grupo de diseñadores jóvenes que no dejan de hablar. “¿Sabéis que los anti-pieles han anunciado que van a irrumpir en el desfile?” – comenta uno de ellos. “Ahhh” – responde su compañero – “por eso hay tanta seguridad. ¡Claro!”. Observo a mi alrededor. Creo que puedo contar por lo menos 20 personas de uniforme. Otros, con traje y corbata se pasean por la pasarela observando alternativamente a las personas que ocupan las gradas y a un papel que llevan en las manos. Los diseñadores siguen hablando: “Sí” – comenta el que habló primero – “es por eso. Tienen las fotos de sus principales activistas y quieren sacarlos antes de que empiece el desfile”. El hombre trajeado está a punto de llegar a la altura de mi asiento. Me vuelvo a los diseñadores que están detrás de mi y, sonriendo, les pregunto la hora. Ha pasado y no me ha visto. Sonrío de nuevo pensando en qué cara pondrán estos chicos cuando me levante de mi asiento en pleno desfile.

    Se apagan las luces. Vuelvo a cambiarme de asiento, esta vez ocupo un hueco en las escaleras, con la excusa de fotografiar el desfile. Un agente de seguridad me mira. Saco la fotografía y sonrío como si toda mi vida hubiera estado esperando para ver este espectáculo. Claro, me cuesta mucho. A estas alturas mujeres preciosas han comenzado a desfilar ante mis ojos cubiertas con las pieles de animales que una vez estuvieron vivos. Me pregunto si saben que vivieron de forma miserable, encerrados y que su cautiverio les llevó a la locura antes de ser asesinados por los procedimientos más crueles: golpes en la cabeza, electrocución, etc. Me invade la rabia, la indignación al ver cómo el público aplaude. Yo también lo hago, no puedo desentonar antes de hacer lo que he venido a hacer aquí, pero aplaudo a esos animales, a sus vidas rotas.

    Ha llegado el momento. Mi compañero acaba de saltar a la pasarela y un montón de personas se le han echado encima antes si quiera de que pudiera desplegar el cartel: Pieles NO que llevaba. Es mi turno. Los guardias sentados en el primer peldaño de mi escalera se han levantado. Si espero que vuelvan a su sitio, tal vez no pueda saltar más tarde. Además, todos los agentes parecen pendientes de mi compañero.

    Salto y saco el cartel y salto. No sé de dónde salen, pero unas 6 personas se lanzan sobre mí. Aferro el cartel con todas mis fuerzas y no me lo quitan pero me lanzan contra el suelo y me arrastran.

    Me llevan a una especie de salida de emergencia y cierran las puertas con cadenas. Me obligan a permanecer tumbada en el suelo mientras me hacen preguntas que no contesto. Finalmente dejan que me siente y me hacen una última pregunta: “¿Cuántos sois?” Sonrío. “Que cuántos sois, joder!” Vuelvo a sonreir.

    Él no lo sabe, pero sonrío porque no lo sé. ¿Cuántos somos? Muchos, miles. Y cada vez somos más. No estaba sola en ese cuartucho cerrado con cadenas y por eso sonreía. ¿Cuántos somos? Somos los dos activistas que hemos interrumpido el desfile para denunciar la barbarie de la industria peletera, somos los 6 activistas que saltaron al ruedo de Las Ventas para pedir la abolición de la tauromaquia, somos las más de 200 personas que acudimos a sabotear el torneo anual de caza del zorro y que conseguimos salvar a muchos animales, somos todas y cada una de las personas que en su vida diaria, hacen algo por conseguir un mundo más justo para todos: animales humanos y no humanos. Esta vez nos habéis detenido, habéis detenido a dos personas, pero el mundo ha empezado a cambiar y juntos somos imparables. La próxima vez, la próxima vez…tal vez no podáis detener la marea.

  6. jonas da terra Says:

    esta mañana la integrista afirmaba que no iba a decir donde escondio el cartel.pero que recomendaba a los seguratas que “me manosearon el cartel” que se lavaran repetidamente las manos. el comentario ha provocado un cachondeo notable,tanto que han eliminado esa frase de el relato de su aventura.

    tendria que haberlo leido otra vez antes de colgarlo.lo siento

  7. jonas da terra Says:

    maine pasate por aqui,como era de suponer los jefes de la secta vegana viven del cuento,nos lo cuenta una historica de la banda silvia tobal.

    CUESTION DE RESPETO

    no trabajan,no madrugan,no aportan nada.

  8. jonas da terra Says:

    como era de esperar alguien por encima de s.t ha ordenado borrar varios mensajes(incluidos algunos de s.t) justo la parte donde se decia claramente que los jefes de la secta fundamentalista vegana no dan un palo al agua,no trabajan,no madrugan y no aportan nada.su unica profesion es ser de equanimal. la excusa es que nadie podria ser dirigente de algo “serio” en sus ratos libres. ahora ya no hay duda donde van esos 9 euros al mes multiplicados por el numero de timados que han caido en el tocomocho vegano.

  9. Maine Says:

    A ti te borrán los mensajes que no quieren que lean sus adeptos,a mi simplemente tengo bloqueada la IP, algún otro también está bloqueado.
    Censuran de una manera u otra, parece ser que les jode.Ya leí tu comentario,sólo ha durado un día,diste en el clavo.Cuando le decías que era más inocentona que cínica yo también me reía.Yo sabía que de inocentona nada, porque? pues por la sencilla razón que Silvia Toval es una dirigente más(sólo tienes que mirar equipo humano-equanimal),esa es una de las que tiene acceso a la saca y como tal vive de eso y defiende su puesto de trabajo con sus famosas “heroicidades”.Chunga debe estar la cosa cuando los “jefes” tienen que remangarse.
    Un saludo.

  10. asesinox Says:

    Asesinos, pronto acabaremos con vosotros. Asesinais, torturais y encarcelais animales. Ojo por ojo.

  11. justin vegan Says:

    A por ellos equanimal!!!!!!!!!!

  12. jonas da terra Says:

    asesinox tu eres un tontin que te comes los mocos y justin vegan tambien, por que comerse los mocos es 100% vegano.

    equanimal=secta fundamentalista vegana

  13. Linces, monos, buitres Says:

    […] Por mucho que LOS TRONADOS de EQUANIMAL afirmen que la vida de una persona vale lo mismo que la de una gallina, nosotros, GEROA y la mayoría de la sociedad que no comulga con la tesis de la secta vegana les volvemos a decir que nos dejen en paz. […]

Escriba su comentario