Una ganadería sufre de nuevo el ataque de bandadas de buitres

BITRE2.jpgElperiodicodearagon.com. Los buitres han vuelto a atacar a reses equinas vivas en la localidad de Pomar de Cinca, cerca de Monzón. Al igual que la semana pasada, la víctima de las aves fue ayer una yegua que estaba dando a luz en una explotación ganadera a las afueras de la localidad.

Los buitres, en torno a medio centenar, fueron avistados por algunos vecinos de Pomar, que se acercaron al vallado y comprobaron que la yegua aún estaba viva y que presentaba picotazos de los buitres.

 

“Nunca había sucedido que las carroñeras se cebaran con animales vivos, nunca”, señaló ayer el propietario de la finca ganadera, Miguel Guisán. “Pienso que los buitres debería estar más controlados por la DGA”, señaló el responsable de la explotación, para quien este nuevo ataque “pone en tela de juicio la teoría de las asociaciones de defensa del buitre que aseguran que estas aves nunca atacan a presas vivas”.

El ataque de los buitres se registró al amanecer, aprovechando que la yegua estaba agotada por los trabajos del parto durante la noche anterior.

“El problema de fondo es que existe un exceso de población de buitres, como pasa con otras especies protegidas”, subrayó ayer Carlos Ferrer, responsable del sindicato agrario Asaja en Aragón. “La Administración debería tomar medidas drásticas para evitar que la superpoblación animal ponga en peligro la agricultura y la ganadería en nuestra comunidad”, añadió.

En este sentido, Ferrer recordó que recientemente una sentencia de un juzgado condenó a la DGA a abonar en torno a 18.000 euros a un ganadero de Loarre que perdió 280 ovejas por culpa de los buitres.

Sin embargo, la Administración, “lejos de reconocer que no tenía razón”, recurrió la sentencia, “lo que se contradice con sus continuas declaraciones de que ayudará a los ganaderos que sufran pérdidas achacables a la fauna protegida.

“Y lo que pasa con los buitres se repite con otras especies, como los jabalís, los ciervos, los conejos…, que hay tantos que llega un momento en que suponen un riesgo para las fincas agrícolas y ganaderas”, indicó Ferrer, que se quejó de la escasa cuantía de las ayudas oficiales.

 

Escriba su comentario