UAGN y EHNE avisan del peligro de la demora de pagos para el sector

 uagn.jpg

logo_ehne.gif

NOTICIAS DE NAVARRA – Representantes de UAGN y EHNE advirtieron ayer de que la demora de los pagos y la reducción de las ayudas a los planes de mejora y a las cooperativas de utilización de maquinaria agrícola va a conllevar que las explotaciones “retrocedan y se queden obsoletas” porque “se está coartando la inversión”.

Así lo señalaron ambas organizaciones en el Parlamento, donde informaron de que unos 700 ganaderos y agricultores se han visto afectados por la decisión del Ejecutivo de aplazar los pagos comprometidos.

El presidente de UAGN, Félix Bariáin, criticó que la demora de los pagos y la reducción de las ayudas a la modernización de las explotaciones agrarias provocará que los agricultores “se vean obligados a acudir a las entidades bancarias para refinanciar los préstamos y pagar intereses al orden del 10%”. Bariáin aseguró que “otro año como este, sin ayudas, sería un hachazo” y remarcó que “supondría paralizar el sector primario, a pesar de ser el único en el que el empleo va creciendo paulatinamente desde 2006”.

Así criticó que el Gobierno haya decidido demorar los pagos a las explotaciones agrarias y sostuvo que va a generar “pérdida patrimonial y de puestos de trabajo”. El secretario general de UAGN, David Lezáun, avisó de que “se está coartando la inversión, los agricultores y ganaderos se están desmotivando y se va a conseguir que no se instalen los riegos en parcelas, que no se hagan las nuevas plantaciones que se iban a realizar y que las mejoras en las explotaciones no se lleven a cabo”.

Ignacio Gil, del sindicato EHNE, criticó que el Gobierno de Navarra “está creando una incertidumbre en el sector bastante importante y grave” y recalcó que “a la ya bastante mala situación del sector, se le suma el aumento del coste de las materias primas y los problemas por la sequía”. Gil apuntó como ejemplos problemáticos, las inversiones ligadas al Canal de Navarra o a las explotaciones porcinas, que deben adaptarse a la nueva normativa de bienestar animal, lo que supondrá una inversión de unos 250 euros por cerda, o 125.000 euros de media para cada explotación. A su juicio, “todas las inversiones que realizan los agricultores tienen que estar garantizadas al 100%, bien reduciendo los porcentajes de ayudas a los no profesionales o eliminando algunos de los perceptores. Hay que priorizar a los agricultores a título principal”.

En el turno de los grupos parlamentarios, Jerónimo Gómez (UPN) planteó que el Ejecutivo intervenga para que los créditos que se den al sector “no sean tan sangrantes”. Samuel Caro (PSN) trasladó la disposición del partido para “solucionar estos problemas”. Manu Ayerdi (NaBai) pidió al Ejecutivo que “cumpla con los gastos comprometidos”. Bikendi Barea (Bildu) criticó “el ninguneo del Gobierno al sector”. Eloy Villanueva (PPN) cuestionó la decisión del Gobierno de aplazar los pagos y Marisa de Simón (I-E) incidió en que “se está generando inseguridad en el sector con la demora de pagos”.

Escriba su comentario