UAGA considera que el Gobierno Foral sigue intentando dividir al sector con la aprobación de la nueva convocatoria derivada del Plan de Gestión

logoUAGAEl Gobierno Foral aprobó ayer una batería de pagos y compensaciones para los ganaderos que desarrollan su actividad en zonas afectadas por el lobo, derivada del Plan de Gestión.  Como ya se advirtió el pasado mes de julio el sector ganadero, reunido en asamblea, decidió renunciar a cualquier compensación económica que provenga de dicho Plan. Sin embargo, no se puede obviar que lo aprobada ayer, independientemente de la cuestión económica riza el rizo en cuanto a  sus objetivos, haciendo una demagogia barata con respecto de las prácticas ganaderas, creando divisiones artificiales entre buenos y malos dentro de los propios ganaderos y ganaderas.

Para UAGA no se puede permitir que aquellos ganaderos que se acojan a estas medidas tengan la obligación de poner una etiqueta en sus productos, con un lema a favor de la biodiversidad. ¿Es que acaso el resto de pastores –tanto de zonas de lobo como de otras- no colaboran con la biodiversidad? ¿Es que solo colaboran con la biodiversidad los pastores, y no otros ganaderos –vacuno de carne, equino- que están presentes en las zonas afectadas por el lobo?

Según la nota de prensa publicada ayer tanto los Pagos como las buscan remunerar por el servicio que la actividad de la ganadería extensiva hace a la sociedad conservando el hábitat montano. Este servicio lo llevan haciendo todos y todas las ganaderas de ´´Alava durante toda su vida laboral, por lo que si la medida es pionera, debería reconocerse para el conjunto de ganaderos y ganaderas del Territorio.
En definitiva, las medidas aprobadas ayer – a falta de un estudio más exhaustivo, puesto que no se han puesto en conocimiento del sector con antelación- vuelven a ahondar en la división que el gobierno foral está pretendiendo realizar entre ganaderos. Con la práctica del “divide y vencerás”, a través del caramelo envenenado de las ayudas, se pretende mostrar a la sociedad y al consumidor una franja entre ganaderos buenos y malos, entre quienes colaboran con el lobo y quienes no. Desde UAGA se quiere volver a incidir en que el problema del lobo es un problema del conjunto del sector y de la sociedad, que no entiende de fronteras ni de etiquetas y que sigue poniendo en peligro la viabilidad de las explotaciones ganaderas alavesas, por muchas ayudas que el Gobierno pretenda vender. Por ello, no se trata de un problema económico, sino de un modo de vida.

Escriba su comentario