TIERRA ESTELLA. Los agricultores dicen “no” al regadío

EscudoNavarra.gifNOTICIAS DE NAVARRA. Agricultores de varias localidades afectadas por el regadío se reúnen periódicamente para reivindicar su oposición al proyecto presentado por la consejera Sanzberro y exigen que se haga una consulta para conocer quién está interesado  
 
Opositores al regadío de Arróniz, Urbiola, Arellano, Dicastillo, Allo y Morentin, en la cooperativa de Dicastillo.

EL proyecto de regadío de Tierra Estella promovido por la consejería de Desarrollo Rural del Gobierno de Navarra está chocando con los supuestos beneficiarios. Un plan que prevé una inversión de 90 millones de euros y que afecta a 18.000 hectáreas para habilitar 7.000 de ellas para cultivos de regadío y que tendrá repercusiones en otras 11.000 que se verían afectadas por el proceso de concentración parcelaria. La razón esgrimida por el Ejecutivo a la hora de plantear para la zona el proyecto es la petición histórica de estas localidades situadas en la falda sur de Montejurra de contar con zonas regables. “Este petición histórica es de hace una década”, comenta Juan Antonio Sáinz, agricultor de Arellano. “Llega demasiado tarde y va dirigida a agricultores que en su mayoría ya estamos jubilados o a punto de hacerlo”, finaliza señalando al grupo de agricultores reunido en la oficina del peso de la SAT de Dicastillo.

“Si hacen el regadío nos cae un luto y si no lo hacen podremos respirar tranquilos”, comenta Javier Macua, un agricultor de Dicastillo, a lo que su vecino Ramón Landa añade: “Ya lo puedes decir, yo llevo un mes sin dormir”. Estas son algunas de las frases que se escuchan en la reunión mantenida por un grupo de agricultores de la localidad así como de Allo, Morentin, Arellano, Urbiola y Arróniz, con el fin de valorar la comparecencia de la consejera Sanzberro en el Parlamento a petición de NaBai, al igual que la actitud de los diferentes alcaldes que salen también en defensa del proyecto. Este grupo representa a los agricultores y propietarios que introdujeron alegaciones al anteproyecto presentado por la consejera en abril del año pasado. “Desde UPN argumentan que somos el 6% los que nos oponemos, pero eso es una gran falsedad”, comenta Juan Antonio Sáinz, explicando que el Ejecutivo no ha realizado ningún tipo de consulta para saber con seguridad el número de agricultores y propietarios de la tierra que estamos en contra”, y añade: “Nosotros hemos conseguido más de 250 firmas y seguimos recogiendo pero ¿cuántas han reunido ellos?”. La pregunta la contesta Jesús Ángel Martínez de Narvajas: “En Dicastillo el 90% está en contra del regadío y el alcalde sigue diciendo que es bueno. Pero es bueno, ¿para quién? ¿Cómo puede saber él lo que es bueno si no es agricultor?”, se pregunta Martínez de Narvajas. “Además, si tan convencidos están de ello”, prosigue Eustaquio Soria, de Allo, “¿por qué han metido el regadío en las fincas privadas y no en el comunal?”. Y añade: “En Allo apenas llevamos 4 años con la concentración parcelaria hecha y ahora hay que hacerla otra vez, ¿quién paga todo este despilfarro?”.

Otra queja viene “en la revisión que se hace ahora sólo se clasifica la tierra por lo que pierde toda la inversión que tenga en cada cultivo de viña u olivo” comenta Ramón Ciordia del Portillo, también de Allo. “Lo que les vamos a dejar a nuestros hijos no es una herencia sino deudas”, interviene de nuevo Macua quien añade: “Aunque nos lo regalen tampoco lo querríamos”. Las preguntas se suceden en una reunión en la que continuamente se suscitan dudas sobre la información interesada que dieron tanto la consejera Begoña Sanzberro, como el director general de Riegos en el Parlamento. “Estamos viendo que hay demasiados intereses en llevar el agua a determinados sitios a pesar de que los agricultores no la hayamos pedido”, comenta el agricultor de Arróniz, Ángel Mauleón, quien añade: “El mejor ejemplo lo tenemos en Álava, en donde en todos los pueblos se hicieron balsas de riego pero eso no hizo que la gente joven se quedara en el campo”.

Para el futuro tienen prevista una charla de agricultores afectados por el Canal de Navarra. Mientras tanto esperan que alguien les consulte y “si somos minoría acataremos entonces el regadío”, finaliza Sáinz.

 NOTICIAS DE NAVARRA

Escriba su comentario