Sin miedo, pero de lejos

coyotes.jpg El Diario de Leon. Escribía Félix Rodríguez de la Fuente allá por 1967: «Después de convivir dos años con lobos y estudiar detenidamente su comportamiento y lenguaje, pude ya sopesar las razones del lobo y las razones de mis semejantes. Hasta ahora, los hombres me habían contado una sarta de falsedades. En cambio, cuanto los lobos me han dicho es una verdad inconmovible. El lobo cruel es un protector incondicional de los débiles y las hembras de su especie; el lobo traicionero es capaz de morir por fidelidad; el lobo asesino es un cazador que mata para comer pero detesta la violencia».

 

Más de 40 años después -”tiempo en el que España ha dejado de pagar recompensas por matar a la «alimaña»-”, las actitudes hacia el lobo han cambiado pero, curiosamente, dependiendo de la distancia a la que se esté de él y de su actividad. Es decir, cuanto más lejos se vive del Parque Nacional de Picos de Europa mejor concepto se tiene de la especie, según concluye el informe Dimensión humana en la conservación y gestión del lobo, elaborado por la asesoría técnica del espacio.

El parque nacional ha estudiado a través de 558 entrevistas la dimensión humana de la gestión del lobo dentro del territorio protegido. Ha consultado a ganaderos, cazadores, hosteleros, turistas, guardas, guías y estudiantes y los resultados arrojan fenómenos muy curiosos. Todos los grupos de interés, a excepción de los turistas y algunos cazadores, residen dentro del espacio o a una ditancia máxima de 30 kilómetros. Son datos a tener en cuenta, puesto que el informe revela por primera vez los intereses de las personas que visitan el parque. Contacto con la naturaleza, ver el paisaje y romper el estrés y la rutina son las actividades consideradas de mayor importancia. Visitar los pueblos, observar la vida salvaje, senderismo y dar un paseo fueron consideradas actividades muy importantes o de importancia media para la gran mayoría de los entrevistados.

Entre todas ellas, la observación de los lobos supone una de las principales motivaciones del viaje a Picos. Sólo a un 10% de los turistas no les gustaría ver un lobo en libertad y escuchar sus aullidos. Se les preguntó si les gustaría pagar por una visita guiada para ver lobos y si el parque nacional debería indicar cuáles son las mejores zonas para interntar un avistamiento. Sólo un 60% de los encuestados estaría dispuesto a pagar por hacer una visita guiada, mientras que el 70% iría a ver lobos si fuera gratis.

Tal y como revela el informe elaborado por Paula Núñez-Quirós y Luis Llaneza, de la asesoría Arena, los colectivos que han mostrado la actitud más negativa hacia el lobo fueron los ganaderos y cazadores. Son resultados «esperables» debido a que son los colectivos con los que más conflictos surgen por la presencia del lobo dentro del parque nacional. Unos por los daños que producen sobre el ganado y otros por el consumo de especies de caza mayor

El trabajo aconseja que se intensifiquen las medidas educacionales entre los cazadores, hosteleros, ganaderos y estudiantes, puesto que son los colectivos que menos conocimientos han mostrado sobre el impacto que tiene el lobo sobre la caza. Se da la circunstancia de que se ha forjado lo que los autores consideran una «actitud tan negativa» hacia los lobos, en la que únicamente lo consideran como especie dañina.
El problema de matar. Uno de los asuntos clave mencionados por la mayoría de los colectivos están relacionados con el número de lobos que hay en el parque nacional. Los controles poblacionales generan una bipolarización clarísima. Los ganaderos, por lo general, consieran que es necesario incrementar el número de controles del lobo y los ecologistas, por el contrario, se oponen a ello. Según el citado informe, el problema del lobo no se ha solucionado en Picos de Europa por el uso político que se ha hecho del asunto, sobre todo en épocas electorales y en terreno asturiano más que en las otras dos vertientes, y por la toma de decisiones rápidas y sencillas para abordar un asunto que es complejo y que requiere la implicación constante, sobre todo, de los ganaderos.

 

Escriba su comentario