Se crea un grupo de trabajo que analice los contratos para producir oleaginosas con fines energéticos

Los productores y la industria constituyeron ayer un grupo de trabajo con el fin de estudiar los contratos para producir oleaginosas con fines energéticos, ya que existe una importante diferencia entre el precio real de los contratos y el precio en el mercado alimentario. Esta fue una de las conclusiones de la Mesa de Biocarburantes celebrada ayer en Madrid. 

Asaja.gif
 
En dicha mesa se ha abordado la situación de los mercados de materias primas para la elaboración de biocarburantes, analizando el grave problema planteado por el alza del precio de cereales y oleaginosas.

En la reunión presidida por el Director General de Desarrollo Rural, Francisco Amarillo,  han participado  ASAJA, representantes de otras Organizaciones Profesionales Agrarias, de la Confederación de Cooperativas Agrarias, de la Industria Productora de Biocarburantes, de la Industria Agroalimentaria y de la Administración General del Estado (concretamente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a través de la Dirección General de Desarrollo Rural y de la Dirección General de Industria Agroalimentaria y Alimentación, y del Ministerio de Industria ,Turismo y Comercio, a través de la Dirección General de Política Energética y Minas y del IDAE).

Los integrantes de la Mesa han debatido la situación de los mercados de materias primas para la elaboración de biocarburantes, analizando el grave problema planteado por el alza del precio de cereales y oleaginosas. Se han manejado diferentes medidas que permitirían contribuir a paliar la grave situación creada, entre las que cabrían: flexibilizar las importaciones a base de suprimir o reducir los aranceles, eliminar las primas a la restitución, y suprimir distintos condicionamientos tecnológicos a la importación; todo ello con carácter temporal.
Analizada la difícil situación actual por la que pasan los contratos para producir oleaginosas con fines energéticos, se ha decidido estudiarla en un Grupo de Trabajo constituido a tal efecto.
Por su parte, ASAJA, indicó que los contratos entre los productores y la industria están “desfasados” ya que en la actualidad hay 135.000 hectáreas de girasol contratados a unos 20 céntimos de euro mientras que el girasol está a 42 céntimos.
Se ha puesto de manifiesto la incertidumbre existente, en relación con los proyectos industriales en curso, debido a los problemas derivados del alza de precios de las materias primas y de la entrada de biodiésel bonificado procedente de Estados Unidos. Se ha insistido en que la situación por la que atraviesa la producción de biocarburantes en España es bastante delicada, aunque se ha apostado por mantener la confianza en el sector, al haberse creado un tejido industrial de considerable importancia que hay que rentabilizar.

Se han planteado alternativas a la situación actual, a corto y medio plazo, por medio de cultivos energéticos específicos, no relacionados con la alimentación, instándose a promover la coordinación e intercambio de la información existente.

Se ha informado del estado actual de la tramitación del expediente del proyecto de Orden Ministerial por el que se establece un mecanismo de fomento del uso de biocarburantes y otros combustibles renovables con fines de transporte, de acuerdo con lo establecido en la Ley del Sector de Hidrocarburos.


Fuente. Asajanet.com

Escriba su comentario