Salvando el planeta con dinero ajeno

OVEJA_NEGRA.jpgLaovejanegra. ¿Recuerdan la campaña en la que se decía aquello de “Bolsa caca”? La puso hace unos meses en marcha Carrefour con la intención, decía la compañía, de echarle una mano al medio ambiente. Por ello decidió sustituir las bolsas de plástico por otras biodegradables, que ha estado cobrando a 10 céntimos cada una para, se supone, concienciar al consumidor de lo perjudiciales que son para el medio ambiente y derivarle hacia la compra de bolsas reutilizables.

Pues 7 meses ha durado esta iniciativa, y aún no tenemos estudios sobre si el consumidor está más sensibilizado con el tema, pero sí que no parece muy dispuesto a pagar por las bolsas después de llenar un carrito, ya que han sido continuas las críticas. Si Carrefour quiere salvar el planeta, que lo haga con su dinero y no a mi costa, pensaba más de uno, y con razón. A eso le sumamos que la competencia no le ha seguido en esta cruzada en plena guerra de precios y con una encarnizada lucha por ganar cuota de mercado.

Seguramente ni las críticas ni la actitud de la competencia hayan sido determinantes, pero sí el hecho de que las ventas de Carrefour han caído un 1,2% el primer trimestre del año.

Eso ha bastado para que vuelva a regalar las bolsas o a cobrar un solo céntimo, según el punto de venta. Está bien lo de proteger el globo terráqueo, pero tampoco a costa de los beneficios, ha debido pensar la empresa. Ya habrá otras maneras…

Escriba su comentario