Responsabilizan al gobierno de la crisis de la remolacha

 

coag.gifA 4días de que finalice el período de comunicación respecto de la reestructuración remolachera a la Unión Europea, se corre el riesgo inaceptable de poner en peligro el objetivo del 50% de renuncia de cuota.

En el sur tanto la Administración Autonómica de Andalucía como las Organizaciones Agrarias no aceptan la reducción de las 8.703 Tms de azúcar procedentes de la fábrica de Guadalete, lo que plantea un revés muy importante a la Administración Central y Autonómica de Castilla y León, puesto que solo caben dos alternativas: o bien la amortización de estas toneladas en el sur, cuestión que se rechaza, o bien, la amortización de la misma en el norte, pero sin ayudas para los cultivadores, salvo que se adelantara la reestructuración y esta se efectúe en la campaña 2.008/09 en el norte.

COAG Castilla y León ya puso sobre aviso de esta circunstancia hace algunas semanas, y por ello COAG responsabiliza a la Industria Azucarera y muy especialmente a la Administración Autonómica y Central de esta situación crítica de última hora.

COAG considera absolutamente inaceptable que se corra el riesgo de dejar pasar la fecha final del período de comunicación a la Unión Europea, el 31 de marzo, sin que pueda alcanzarse el objetivo del 50% de reducción de cuota, puesto que esto imposibilitaría la percepción de las ayudas acopladas europeas (del orden de 6,6 €/Tm de remolacha) e imposibilitaría también las ayudas de Estado, y significaría la absoluta desaparición del sector remolachero.

En el supuesto de que se amortizaran estas 8703 Tms de azúcar ( 66.945 Tms de remolacha) correspondientes a EBRO en el Norte, significaría, por haber desatendido el plazo del 31 de enero pasado para la comunicación a la Unión Europea, la pérdida de aproximadamente 2 millones y medio de euros para los cultivadores de la Zona Norte, de lo que serían responsables la Industria Azucarera y la Consejería de Agricultura de Castilla y León, que en este caso deberán reponer esta cuantía, con sus propios fondos, para compensar a los agricultores por la amortización de su cupo de producción.
Fuente. Agroinformacion.com

Escriba su comentario