Religiosos, empresarios piden ley agrícola justa en EEUU

WASHINGTON (AP) – Un comité legislativo inició el martes el debate de la nueva ley de agricultura de Estados Unidos en medio de pedidos de grupos religiosos y empresariales que se proteja a los pequeños agricultores nacionales y al comercio mundial.

Los subsidios son uno de los principales componentes de la ley que regula la actividad agrícola durante cinco años y, según esos grupos, la ley que está en debate continuará dándoles vigencia pese a haber sido considerados hasta ahora “excesivos y distorsionantes” de los mercados.

“Los subsidios tienen que ser un mecanismo de apoyo a quienes lo necesitan”, declaró el padre Andrew Small, un británico que asesora en política internacional a la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

“Pero, en realidad, los pagos van a los grandes productores”, agregó. “No hay de ninguna manera una equidad en el sistema actual y todo parece indicar que el Congreso va a continuar con ese proceso”.
 El reverendo David Beckmann, presidente de la organización Pan para el Mundo (Bread for the World), dijo que la ley ha estado “bajo el dominio de poderosos intereses de grupo”.

“La mayor parte de los subsidios van hacia los ricos, algunos sumamente ricos”, dijo en una rueda de prensa hablando al lado de Small. “Parte de ese dinero podría ser dedicado a programas de ayuda a las personas de modestos recursos y abrir oportunidades en regiones pobres del mundo”.

Los comentarios fueron hechos mientras el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes iniciaba el debate de la ley que cubre no sólo subsidios sino otras áreas desde investigaciones para la energía renovable a cupones de alimentos para que los pobres puedan comprar verduras.

“Pedimos un proyecto que beneficie a los agricultores de Estados Unidos y otros países del mundo, que apoye las economías rurales, que proteja la tierra y que asegure alimentos para todos”, dijo el reverendo Theodore F. Schneider, obispo de la Iglesia Evangélica Luterana de Washington.

Las más poderosas organizaciones empresariales, entre ellas la Cámara de Comercio, expresaron también en una carta a dirigentes del Congreso la necesidad de una “reducción de los subsidios excesivos” y la eliminación de los elementos de la ley que producen “importantes distorsiones” en los mercados.

La ley agrícola estadounidense (conocida como Farm Bill) fue establecida por primera vez en 1933 por el presidente Franklin D. Rosevelt como ayuda para el sector rural durante la Gran Depresión.

Con los años, los beneficiarios fueron cada vez más, alcanzando actualmente a agricultores que tienen ingresos de hasta 300.000 dólares al año (o 25.000 dólares mensuales).

Rasa Dawson, de la organización caritativa Oxfam, opina que la actual política de subsidios “alienta la sobreproducción porque cuanto más produce un agricultor, mayor es el cheque que recibe” del gobierno.

“El excedente inunda luego los mercados mundiales presionando los precios a la baja… y perjudicando a los agricultores de los países pobres”.

Fuente. univision.com

  
 

Escriba su comentario