Rechazo a las retribuciones planteadas para los presidentes del Consejo Regulador de la D.O. Ca. Rioja

4257640nuberayos.gifBOLETIN AGRARIO – El presidente saliente recibe una indemnización de 233.000 euros y su sucesor cobrará 66.000 euros anuales

A principios del verano de 2013 se produjo el relevo al frente del Consejo Regulador del vino de Rioja. Por primera vez desde 1925 es un viticultor quien se encuentra al frente de esta importante Denominación de Origen: se trata de Luis Alberto Lecea, miembro de la patronal ASAJA, quien sustituye en el cargo al bodeguero Víctor Pascual, presidente del consejo desde 2004. Las organizaciones agrarias EHNE, UAGA y UAGR-Rioja denuncian las altas retribuciones planteadas para uno y otro.

EHNE, UAGA y UAGR-Rioja se oponen a la indemnización y al sueldo que se quieren aprobar para los presidentes saliente y entrante del Consejo Regulador. En el caso del presidente saliente, se oponen a que Víctor Pascual abandone la presidencia de la Interprofesional y del Consejo Regulador llevándose 233.000 euros.

Los viticultores no pueden permitir que mientras han sufrido cuatro campañas de precios por debajo de los costes de producción, el artífice de tal situación cobre de unos presupuestos que se pagan en parte con aportaciones anuales de los agricultores.

En el caso de Luis Alberto Lecea, las tres Uniones de COAG entienden que si no va a estar a dedicación exclusiva en el Consejo, no es lógico que su retribución sea como si trabajara a jornada completa. Por eso, consideran que con la mitad de los 66.000 euros que pretende cobrar al año ya estaría bien pagado.

Máxime teniendo en cuenta que el recién elegido presidente, en unas de sus primeras declaraciones públicas como tal, ha opinado que debería haber moderación en los precios de las uvas. Pues esta misma moderación creen estas organizaciones que será conveniente para su sueldo.

Por último, EHNE, UAGA y UAGR advierten que, ante una campaña tan difícil para los agricultores como la presente, es esencial que los precios suban, pues es la única manera de asegurar las rentas de los viticultores.

Escriba su comentario