Quieren esclavos, no trabajadores

interrogacion.gifLA VERDAD – Agricultores del Valle del Guadalentín en Murcia solicitan la contratación en origen de 250 trabajadores de Ecuador cuando en la Región hay más de 105.000 parados, de los cuales 4.500 son agrícolas, además de un número importantísimo de trabajadores que no pueden regular su situación en España porque los empresarios no les ofrecen contratos.

Los agricultores indican, que no disponen de trabajadores para la recolección de sus hortalizas, por lo que han presentado en la oficina de extranjeros de Murcia dicha solicitud, alegando que en toda la Región de Murcia no encuentran trabajadores para realizar estas faenas. Expresan abiertamente estos empresarios que ni los españoles, ni los extranjeros residentes aquí, quieren trabajar en la agricultura, que «están muy cómodos cobrando las prestaciones por desempleo» y por este motivo se ven en la necesidad de acudir a ese tipo de contrataciones.

Cuando una empresa o agricultor presenta una oferta de trabajo en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (antiguo INEM) este organismo les envía trabajadores para cubrir dicha oferta; pero estos empresarios o agricultores, lejos de contratarlos, les ponen todas las pegas del mundo: les dicen que no le van a pagar las horas al precio establecido en convenio, que tendrán que trabajar a destajo, que el desplazamiento corre de su cuenta, que no se pagan horas extras aunque se realicen, y que en la nómina se le cotizarán menos días de los que realmente trabajen. Todo esto lo hacen con el fin de que sea el trabajador el que no acepte estas condiciones tercermundistas, y así poder seguir diciendo que no encuentran trabajadores, además si algún trabajador comentara que se ha informado en un sindicato de las condiciones laborales de su contrato, sería más que suficiente para que lo rechazaran directamente diciéndoles: «todavía no has empezado a trabajar y ya me estás exigiendo derechos».

Tampoco les interesan utilizar los servicios de Empresas de Trabajo Temporal (ETTs), tan utilizado anteriormente, y con el impresionante número de trabajadores que manejan, (Murcia es la Región con más ETTs de todo el país); en estos casos no los contratan debido al alto coste que les supone a las empresas usuarias estas contrataciones, a pesar de lo poco que cobran los trabajadores. Salvo raras excepciones, las ETTs no cumplen con el convenio colectivo en casi nada, ni siquiera en el salario.

Cuando se contrata un trabajador extranjero en origen, las empresas tienen que cumplir con una serie de requisitos, tales como: pagarles uno de los dos viajes (normalmente el de venida), proporcionarles una vivienda en condiciones, descontándoles por ello una pequeña cantidad se su salario, y lo que es más importante, cumplir totalmente con el convenio colectivo. ¿Cómo es posible que con tanto gasto a cargo de la empresa o agricultor, estos trabajadores les sean más rentables que los que hay aquí (independientemente de que sean españoles o extranjeros residentes)?, ¿Dónde está la trampa? Algunos agricultores comentan abiertamente: «si a los trabajadores que traigo con contrato en origen les tengo que pagar lo mismo que a los que tengo aquí, ¿dónde está el beneficio?, ¿dónde tengo el ahorro?».

Es una realidad comprobada que el trabajo en el campo es poco atractivo por las condiciones laborales y salariales existente, que lo diferencian a la baja del resto de sectores; además, con un convenio agrícola paralizado en su negociación por culpa de empresarios que se niegan a aceptar las mejoras propuestas por los sindicatos sobre unas condiciones laborales equiparables a las de cualquier otro sector y, sobre todo, por la negativa a un incremento salarial decente para poder vivir. El salario de un trabajador agrícola esta todavía muy por debajo de los mil euros mensuales.

¿Por qué se niegan este tipo de empresas a negociar un convenio y condiciones de trabajo más dignos, que hiciera algo más atractivo el trabajo en el campo, tan precario y tan dejado de la mano hasta por nuestros gobernantes?

¿Hay tanta necesidad de mano de obra, o lo que se quiere realmente son trabajadores a la carta, sumisos y sin derechos?

Una respuesta to “Quieren esclavos, no trabajadores”

  1. sabueso Says:

    Y con las materias primas,¿no sucedera lo mismo?,lo que importo no me da beneficio pero “inundo” el mercado y con esa disculpa saco el jugo a los de aqui.

Escriba su comentario