Proyecto “Semillas” patrocinado por la RFEC y la ONC

Presentaci__n_Proyecto_en_el_IREC_8_6_2010__2_.JPG14 de junio de 2010.- Los primeros resultados preliminares obtenidos en el IREC por el equipo de Rafael Mateo, tras dos meses de experimentación, ya han demostrado que la sospecha de los cazadores sobre ciertos productos agrícolas estaba muy fundamentada. Los efectos de alguno de estos tres compuestos: dos fungicidas (tiram y difenoconazol) y un insecticida (imidacloprid), utilizados en el blindaje de semillas, son letales para nuestras perdices, según se desprende del informe dado a conocer por ese equipo investigador.El proyecto y los primeros datos fueron presentados el pasado 8 de junio a los presidentes de la RFEC y la ONC, Andrés Gutiérrez y Juan Antonio Sarasketa en un acto celebrado en el IREC (Ciudad Real) en el que estaba presente el director Javier Viñuela y al que asistieron el secretario general de la RFEC, Santiago Ballesteros y el director de FEDENCA, José Luis Garrido, fundación encargada por las entidades patrocinadoras para hacer el seguimiento  y control del proyecto.

El proyecto, del que se dará un informe técnico y exhaustivo a finales de este mes de junio, ha analizado ya los efectos de aquellos tres compuestos a partir de preparados comerciales de los mismos aplicados con diferentes dosis a semillas de cereal que se dieron a comer a diferentes grupos de perdices. Las dosis de los tres fitosanitarios aplicados sobre las semillas de cereal, han sido para cada compuesto de dos concentraciones distintas: una, la concentración recomendada por el laboratorio distribuidor y otra, con concentración alta, del doble de la dosis de aplicación recomendada. El cereal tratado con los dos niveles de dosis de los tres fitosanitarios se dio a uno de los seis grupos de perdices diferentes objeto del ensayo. Se tenía un séptimo grupo de perdices de control que se alimentaba con las mismas semillas, pero sin tratamiento. El periodo de exposición alimentando a las perdices con las semillas ha sido de sólo diez días.

El ensayo estudia seis variables: mortalidad, condición corporal, hematocrito, metabolismo antioxidante, respuesta inmune específica y reproducción en la que se medirán, entre otros parámetros, los efectos en el tamaño de la puesta y la tasa de fecundación. Por lo que se refiere a la primera variable ya podemos informar que las tasas de mortalidad producidas han sido considerables. El difenoconazol no ha producido mortalidad en ninguna de las dos dosis aplicadas. El tiram no la produce aplicado en las dosis recomendadas, pero aplicado en dosis altas  produce una mortalidad superior al 35% de media y afecta sobre todo a los machos que han muerto casi el 60%. El insecticida imidacloprid ha  matado a un 15 % de las hembras con las dosis recomendadas y un 70 % de hembras con las dosis altas. Su incidencia en los machos es menor.

Escriba su comentario