POSPOLIN

POINTER.jpgDesde siempre me han enseñado que la onomatopeia perfecta en euskera para definir el canto de la codorniz es “pospolin-pospolin”, tanto que incluso se puede denominar a este ave como “pospoliña” en euskera, además del clásico “galeperra”.

Es una de las aves que más han marcado mi afición cinegética, probablemente la que más. Desde que era pequeño, he pasado veranos en La Rioja, y al tener muchos familiares cazadores, la media veda veraniega, el canto de las codornices y el sol de la meseta me han enseñado más que ningún libro.

Tanto es así que no concibo una temporada de caza sin la media veda, es lo que he aprendido, y es lo que quiero seguir practicando, de ahí que cuando hace unos meses se empezó a hablar de que si desde algunas instituciones etc se quería recortar el período de Media Veda casi se me cae el mundo encima, por suerte, todo sigue igual, pero tiempo al tiempo, que los amigos ecologetas siempre están al loro, y quitarnos la media veda sería un puntazo para ellos, algo de lo que fardarían durante muchísimo tiempo, mientras a nosotros, los cazadores, se nos quedaría una cara de tontos impresionante.

Cierto es que las capturas veraniegas de la más famosa africana que llega a nuestras tierras, la codorniz, han ido disminuyendo a lo largo del tiempo de manera sustancial (al menos en la zona donde yo cazo, La Rioja y concretamente en la comarca de Santo Domingo de la Calzada). Aún recuerdo las “txortas” que solía traer mi padre a casa, mientras yo jugaba con los amigos en la piscina y le esperaba de manera impaciente, no solían bajar de 12-13 nunca, y eso sólo a la mañana…aún quedaba la tarde….en cambio ahora, hacer esas perchas es un privilegio al alcance de muy pocos, y eso es sin duda alguna señal, de que en algún sitio, las cosas se están haciendo mal, de todas maneras, y como siempre he defendido, no es la percha lo que importa, lo es el momento, la caza en sí…

Me encanta la caza de la codorniz porque es el trabajo del perro lo que prima sobre el resto, las codornices africanas salvajes son valientes, y aguantan la muestra del perro perfectamente, sobre todo cuando el calor comienza a apretar…por la mañana, a primera hora, la frescura les despierta y aguantan menos la muestra, pero así y todo, me encantan.

Este año no sé como estará el tema, pero espero que llueva bastante, a pesar de que no les haga gracia a muchos agricultores, para nosotros, los cazadores, es lo ideal, pues retrasa la recogida de la paja y de la cosecha, y así, los pájaros recién nacidos aguantan mejor hasta ser un poco mayores.

Cierto es que las enfardadoras nocturnas hacen estragos en las colonias de codornices, llegándose a veces incluso a ver codornices atrapadas, completamente aplastadas en fardos. Comprendo que haya que enfardar y todo eso, pero no sé…me surgen dudas…Por eso mismo, espero y rezo para que este año re recoja el trigo, y tarden lo máximo posible en recoger la paja, y que lo hagan de día, al menos, menos codornices morirán.

Precisamente, hablando de paja, no es que yo entienda excesivamente de agricultura y hablo solo de lo que veo, y lo que veo es que dejar la paja sería lo ideal para codornices y cazadores, pero como no soy egoísta, comprendo que hay que recogerla…otra cosa es que dejen los campos más rasos que una autovía, intentando aprovechar toda la cantidad de paja posible, al máximo, eso no lo veo tan claro…Por otra parte, me olvido ya de ni siquiera mirar las zonas donde han “picado la paja”, no sé si me explico bien, pero queda la paja literalmente picada en el suelo, ocultando el cereal, y haciendo que la codorniz tenga que raspar demasiado para conseguir un simple grano de trigo. Ya ni miro esos campos, los he olvidado, me centro sólo en los que tienen paja y en los que se ha recogido la paja, para según que día y momento…ambos pueden ser igual de buenos.

Tampoco me olvido de orillas de patatales y fincas de alubias, que mantienen el frescor en los días de verano, que tanto gusta a las codornices, pero siempre las orillas, sin que entre el perro, porque entonces, lo que estamos haciendo no es cazar….es destrozar el negocio de un agricultor, la historia de siempre, si queremos que se nos respete, respetemos nosotros primero…

Pues eso, hoy me acuerdo de las codornices, de los grandes momentos que me hacen pasar en verano y de lo que me gusta cazarlas, más que nada porque tengo una en casa, que canta como un ángel, y estos días está en pleno apogeo y me recuerda al campo, al calor veraniego, al olor a trigo recién cosechado, a la humedad de las alubias, de las patatas, a un vuelo rápido cuando es preciso, a una tensa espera hasta que el perro muestra alguna….

Solo espero que este año crien bien, que no tengan problemas y que sus poblaciones vayan en aumento, aunque esto último no sé yo como andará….Además, tampoco queda tanto para que se abra la Media-Veda, así que ánimo, que cada día que pasa es un día menos hacia la temporada de caza.

P.D: Durante la Media Veda y si el excesivo calor y los estudios me lo permiten, intentaré manteneros al día de como van las codornices, cantidades, experiencias etc….

Fuente. EHIZABAI

 

Escriba su comentario