POR FIN ALGUNA BUENA NOTICIA

La producción de remolacha vasca aumenta el 6,3% en el último año mientras en el Estado se reduce un 28%


Gobierno Vasco y Diputación de Álava celebran, junto con Ebro-Puleva, la permanencia de la azucarera de Miranda que permite afrontar el futuro de los 350 productores con optimismo y posibilidades de crecimiento 

 escudo_gvasco1936.gif

 
El consejero de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno Vasco, Gonzalo Sáenz de Samaniego, la diputada de Agricultura de Álava, Estefanía Beltrán de Heredia y el consejero-delegado de Ebro Puleva, Eugenio Ruíz-Galvez, han presentado los datos que permiten afirmar que la producción de remolacha vasca no sólo mantendrá la superficie de cultivo tras la reforma de la Organización Común de Mercado, sino que ya ha demostrado su potencial aumentado la producción un 6,3% en el último año,  frente a la reducción del 28% registrada en el Estado.

Desde que se anunció la última reforma de la Organización Común del Mercado del Azucar, que exige al Estado español una reducción de al menos un 50%, las instituciones vascas y Ebro-Puleva han trabajado con dos objetivos intrinsecamente ligados: no perder ni una sóla hectárea de remolacha en Álava, la mejor zona para este cultivo en todo el Estado y un pilar importantísimo de la economía agraria alavesa, y el mantenimiento de la planta azucarera de Miranda.

El consejero, Sáenz de Samaniego, resaltó que “hoy estamos muy cerca de lograr ambos objetivos y podemos afirmar, sin duda, que la remolacha seguirá siendo un cultivo preferente en Euskadi, con una tendencia al alza que ya ha comenzado. Nuestro objetivo a medio plazo es incrementar significativamente, incluso duplicar  la actual superficie llegando a las 5.000 hectáreas”.

La remolacha es un pilar importante de la economía agraria alavesa. Aporta en torno al 10% de la producción final agraria de Alava y es cultivada en más de 310 explotaciones que dan trabajo a 450 agricultores y agricultoras. La superficie de cultivo, 2.600 hectáreas, esta respartida entre las comarcas de Valles Alaveses, Llanada Alavesa y Montaña Alavesa, que disponen de unas condiciones óptimas para la producción de remolacha en el conjunto del Estado por su climatología y edafología, nuevas tecnologías de cultivo y formación y profesionalidad de los agricultores.

El reto planteado en este momento es aumentar la productividad de la remolacha pasando de las 85 toneladas por hectárea actuales a más de 120 toneladas por hectárea en un plazo de 4 ó 5 años para mejorar la competitividad.

El trabajo realizado estos años demuestra que la producción de azucar es ahora mismo la apuesta más segura y rentable para los agricultores vascos, aunque el Gobierno Vasco ha estudiado otras posibilidades que no estan descartadas en el futuro, como la producción de biotenol a partir de remolacha azucarera.

En este momento existe un Plan Sectorial de la Remolacha Azucarera 2007-2009, ratificado por todas las partes implicadas (Gobierno Vasco, Diputación Foral de Álava, UAGA-Remolacha, AIRA yNeiker), cuyos objetivos son los siguientes:
1.- Lograr una mayor competitividad del Cultivo de remolacha a la conclusión del presente Plan Sectorial 2007-2009, gracias a una reducción de los costes del cultivo.
2.- Establecer las herramientas adecuadas (redes de aviso, recomendaciones de abonado, calibrado de equipos) y los sistemas de experiencias y formación a técnicos y agricultores que consigan mejorar las técnicas de cultivo.
3.- Implicación de los colectivos y de las cooperativas del sector remolachero y de sus servicios técnicos.
4.- Conseguir la adecuación de los sistemas de cultivo actuales a aquel exigido por la normativa de producción Integrada, tanto en técnicas de cultivo, como en analítica control y trazabilidad.

Como medidas o iniciativas propuestas concretas se estan desarrollando las que a continuación se detallan:

Apoyo a la contratación de técnicos competentes para tareas de asesoramiento y formación de agricultores en producción integrada.
Fomento de revisiones de maquinaria de tratamientos por entidades o reconocidas.
Fomento de realización de análisis de suelo y agua. Revisión de abonadoras. Revisión de la instalación de riego.Ensayos de fertilización. Estaciones de aviso.
Apoyo a la producción de remolacha azucarera bajo criterios establecidos en producción integrada, como son la siembra de variedades recomendadas, cumplimentación del cuaderno de campo, jornadas de programación de fertilización y riego, etc…
Por todo esto, la diputada de Agricultura de Álava, Estefanía Beltrán de Heredia, subrayó la importancia de que “no se debe abandonar la producción de remolacha azucarera en Álava en este momento, porque hay una serie de oportunidades y fortalezas que nos invitan al optimismo”.
Entre los factores que demuestran el potencial de los agricultores productores de remolacha en Álava destacan:

Sector dinámico y estructurado.
Los colectivos existentes cuentan con servicios técnicos competentes.
Existe un importante grado de asociacionismo.
Hay un alto nivel de conocimiento del cultivo.
Sector con una edad media inferior a la edad media del sector primario alavés y de las más bajas del agro vasco.
Cultivo técnicamente muy avanzado.
Nivel de mecanización medio-alto.
Rendimiento medios-altos.
Inversiones existentes para la producción amortizadas.
Siguen haciendo fuertes inversiones en maquinaria de recolección.
Condiciones climatológicas idóneas para el desarrollo del cultivo.
La Administración Vasca (Gobierno Vasco) Diputación Foral de Álava), están muy sensibilizados con la problemática del sector.
Demanda reciente de producción procedentes de la agricultura integrada.
La capacidad en I+D+I al servicio del sector es alta, dada la existencia de Organismos de Investigación y experimentación (AIMCRA y NEIKER).

Fuente. Euskadi.net

Escriba su comentario