Pampeando un rato, camino del campo

PAMPAQuería conocer la pampa y me quedé a medias. Estoy en la pampa semiárida, en realidad en la región del caldenal, lo más parecido al encinar que se puede encontrar por el hemisferio sur. Eso quiere decir unos 400-600 mm de lluvia anual y una época seca, que aquí es el Invierno. La diferencia no es chiquita, en Verano llueve, eso quiere decir pastos, muchos pastos estivales. Digamos que pastos abundantes primavera-verano, pastos escasos otoño y nada en invierno.

También quería conocer los sistemas de cría y en eso voy a tener suerte, mil vacas hereford para más de 10.000 ha (con la mitad de hectáreas se trabaja en la zona, pero es que se ha ampliado la superficie recientemente), entoradas a tres meses, partos, destete a 6 meses, boqueo y tacto de las vacas y separación de las mismas en varios lotes: vacas preñadas, vacías y desvieje. Para que luego digan que en extensivo y con grandes rebaños no se puede trabajar y hacer un manejo correcto, ja, vagancia, mal diseño de las explotaciones y mala materia prima.

Como todo se hace a pasto, en vez de destetar y a cebadero, pues nada los terneros a un buen “potrero” que es como llaman aquí a los cercados. En estos cercados pasarán la escasez del invierno y hasta quizá un año y pico más, la cuestión es que se pongan con 400-500 Kg., bien engrasaditos para mandarlos al matadero. Lo que en España hacemos en 6 meses pues aquí un año y pico, no está mal para rematarse a pastos.

Eso sí las vacas como de juguete, la Hereford es bastante mansita y sin un sólo cuerno, el tenerlos está mal visto, esta gente sabe de vacuno de carne, no como algunos salmantinos de los que es fácil llegar a reirse por estos lares. Así a la tontería cierto vecino, con tierras arrendadas en su mayoría junta el pavo 50.000 vacas, ahí es ná. Aunque lo normal por esta zona, mala muy mala, son finquitas de 2.500-5.000 con 500-1000 vacas y un tipo solo al cargo, que vive en el campo y contrata a gauchos por días, para las épocas de más trabajo, eficiencia al límite. Aunque a decir la verdad la mitad de las fincas sin aprovechar correctamente, pues los cercados son demasiado grandes. Para ver manejos más eficientes hay que ir más al norte, a la pampa húmeda, la de la explotación familiar agraria, de maíz, soja y vacuno, con extensiones más modositas 200-2.000 ha. La tierra abunda y es relativamente barata, esto es la Argentina, y lo más importante, los precios están directamente relacionados con la rentabilidad agropecuaria, aspecto desaparecido en España hace años.

Hereford y Angus son las razas, no se sabe de muchas más y aunque son mansitas parecería tarea imposible el manejar semejantes ganaderías en semejante extensión, pues el cercado más pequeño puede tener 200-300 ha. Sin embargo esta gente sabe lo que hace, aunque son un poco cuadriculados (pues todas las fincas son rectángulos de 5 km x 10 km. con cercas interiores cuadradas) tienen un buen sistema. Conocida es la apetencia al pienso, aquí como les puedes dejar un saco tirado y ni lo miran, porque no lo vieron nunca, la solución para el encierro de las tropecientas cabezas es bien sencilla, las aguadas.

Las aguadas suelen ser esquinas de cercados (normalmente con servicio a 4 cercados) en las cuales se construyen corrales, manga y por supuesto molino de viento y bebederos, de ahí el nombre. Para beber agua los animales tienen que entrar, una o varias veces diarias (que hasta eso lo tienen ya medido), así que la más simple operación de manejo es cerrarles la tranquera (portera) y volver al día siguiente. Todos o casi a la puerta estarán esperando para entrar, se abre, se deja pasar a los bichos con la templanza pampeana (expertos en quedarse callados, en silencio, esperando que trabaje otro) y se cierra la puerta, sólo queda pasarlos por la manga… ¡Qué duro trabajo!

En realidad es algo más complejo, pues no todos los animales te esperan a que vayas a abrirles la puerta, así que antes de subirse a caballo y buscar una aguja en un pajar está la solución pampeana: trampas para vacas. La vaca va a beber entra en el corral y no sale, listo…

Aunque estos métodos se usan en toda la Argentina claro está que, en los “campos limpios”, los de la verdadera pampa, la llanura del pastizal, los gauchos recogen el ganado a caballo. Que para eso son gauchos, de lazo en mano, zahón de cuero y mate en el bolsillo. Alguno hay en el campo donde trabajo, porque aquí el medio de transporte campero es el equino, ¡qué remedio al precio del automóvil!

Entre 2 y 4 pesos el kilo vivo se comercializa el vacuno por estos lares, es decir a 1 euro y pico el kilo canal. Eso sí, no asustarse, es otro tipo de carne, nada que ver. Aquí “carne” significa carne de vacuno y es alimento básico como puede ser el pan en España, así que el Gobierno controla el precio (en realidad controla el precio de prácticamente todo, es lo peor…). l cerdo ni lo miran y el pollo apenas lo tocan, esto es la Argentina, carne y fútbol.

Otro día más…

GABRIEL

Escriba su comentario