ORGANIZACIONES VASCAS UNEN FUERZAS PARA REIVINDICAR EL ROL SOCIAL, ECONÓMICO y AMBIENTAL DE LA AGRICULTURA EN EUSKADI

 DSC_0343.jpg

• El Comité de Euskadi para el AIAF-2014 solicita nuevas políticas que impulsen el sector y llama a la sociedad a respaldar la labor de los baserritarras como motores de la economía, el equilibrio territorial y la conservación del paisaje rural.
• Agricultores y ganaderos gestionan el 85% de la superficie terrestre, pero la rentabilidad de las explotaciones y el relevo generacional siguen siendo las asignaturas pendientes. Solo uno de cada diez baserritarras tiene menos de 40 años.

Las organizaciones vascas ENBA, FEDERACION DE COOPERATIVAS AGRARIAS DE EUSKADI, GRUPO PROÁFRICA, SERGAL, UNESCOETXEA y el Foro Rural Mundial han presentado esta mañana en el centro cultural Koldo Mitxelena de Donostia el Comité de Euskadi para la celebración del Año Internacional de la Agricultura Familiar 2014. El objetivo de este nuevo punto de encuentro será “impulsar el reconocimiento de nuestros agricultores, agricultoras y baserritarras, así como del papel fundamental que desempeñan en nuestro territorio”. El Comité AIAF-2014 está abierto a la participación de otros agentes del sector y se trata de una iniciativa que cuenta con el apoyo del Gobierno Vasco.

Mikel Mancisidor, director de Unesco Etxea; JoxeMari Zeberio, secretario ejecutivo del Foro Rural Mundial; Xabier Iraola, coordinador de la organización agraria ENBA; y Belen Balerdi, gerente del centro de gestión SERGAL, presentaron esta iniciativa en una rueda de prensa.

La asociación para el desarrollo Foro Rural Mundial (FRM), con sede en Vitoria-Gasteiz, ha sido precisamente el impulsor mundial del Año Internacional de la Agricultura Familiar 2014, el primer Año Internacional aprobado por las Naciones Unidas que ha estado precedido por una campaña global de la sociedad civil. Este acontecimiento mundial supone una oportunidad única para impulsar políticas públicas a favor del desarrollo de la Agricultura Familiar, cuyo papel y potencial como garante de la seguridad alimentaria y del desarrollo rural no es suficientemente reconocido.

Con la creación del Comité AIAF-2014 de Euskadi, esta celebración también llega al País Vasco. Las organizaciones impulsoras de esta iniciativa organizarán distintas actividades durante 2014 con el objeto de solicitar a las instituciones nuevas políticas que impulsen el sector y respalden la labor de los baserritarras. Asimismo, llaman a la sociedad a apoyar con sus decisiones diarias la labor de los baserritarras como motores de la economía, el equilibrio territorial y la conservación del entorno natural.
La Agricultura Familiar, según la FAO –organización de la ONU para la alimentación de la agricultura–, es “una forma de organizar la producción agrícola y silvícola, así como la pesca, el pastoreo y la acuicultura, que es gestionada y dirigida por una familia y que en su mayor parte depende de mano de obra familiar, tanto de mujeres como de hombres. La familia y la explotación están vinculadas, co-evolucionan y combinan funciones económicas, ambientales, reproductivas, sociales y culturales”.

En Euskadi, prácticamente la totalidad de las explotaciones agrarias independientemente de su grado de tecnificación, intensificación, modernización, comparten un denominador común: son explotaciones familiares. Las explotaciones agrarias vascas, más allá de ser el principal motor económico del medio rural, son el elemento vertebrador del territorio tanto a nivel ambiental, como social. Prueba de ello es que gestionan el 85% de la superficie del territorio, estimándose que el 0,91% de la población activa se dedica al sector primario. En la CAPV existen aproximadamente 16.416 explotaciones activas. La dimensión media de la explotación en la CAPV varía mucho por Territorios, dadas las diferentes características orográficas y climáticas entre Álava (32 has), Bizkaia (10 has) y Gipuzkoa (16 has). Sólo el 10% de las explotaciones se gestionan por titulares menores de 40 años.

UN IMPULSO PARA LA AGRICULTURA FAMILIAR EN EUSKADI

El Año Internacional de la Agricultura Familiar, AIAF-es el primer Año Internacional precedido por una campaña de la Sociedad Civil, promovido por el Foro Rural Mundial-FRM -organización cuya sede está en Euskadi- y respaldado por más de 360 organizaciones civiles y campesinas de los cinco continentes. Tras su declaración por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Sociedad Civil promueve su celebración como herramienta para conseguir políticas públicas a favor del desarrollo sostenible de los sistemas agrarios basados en la unidad familiar. Todo ello con vocación y espíritu de colaboración con el programa oficial de las Naciones Unidas, organizado por la FAO.

El movimiento social del AIAF-2014 quiere aprovechar la celebración de este año declarado por la ONU para promover en todos los países verdaderas políticas activas en favor del desarrollo sostenible de los sistemas agrarios basados en la unidad familiar, proporcionar orientaciones para su puesta en práctica, potenciar el papel de las organizaciones agrarias, campesinas y de pesca artesanal, y sensibilizar al conjunto de la sociedad civil sobre la relevancia de apoyar la agricultura familiar.

Para tratar de avanzar en estos objetivos, en todo el mundo se están constituido Comités Nacionales del AIAF-2014, que impulsan la promoción de la Agricultura Familiar-2014, actualmente hay 46 en funcionamiento en los 5 Continentes.

En este marco, las organizaciones vascas ENBA, FEDERACION DE COOPERATIVAS AGRARIAS DE EUSKADI, GRUPO PROÁFRICA, SERGAL, UNESCOETXEA y el FRM hemos constituido el Comité de Euskadi del AIAF-2014 para impulsar el reconocimiento de nuestros agricultores, agricultoras y baserritarras y el papel fundamental que desempeñan en nuestro territorio. El Comité AIAF-2014 está abierto a la participación de otros agentes del sector. El Gobierno Vasco también apoya esta iniciativa.

LA AGRICULTURA FAMILIAR EN EUSKADI

En Euskadi la práctica totalidad de las explotaciones agrarias independientemente de su grado de tecnificación, intensificación, modernización, comparten un denominador común que es que .son familiares.
Las explotaciones agrarias vascas, más allá de ser el principal motor económico del medio rural, son el elemento vertebrador del territorio tanto a nivel ambiental, como social. Prueba de ello es que gestionan el 85% de la superficie del territorio, estimándose que el 0,91% de la población activa se dedica al sector primario. En la CAPV existen aproximadamente 16.416 explotaciones activas. La dimensión media de la explotación en la CAPV varía mucho por Territorios, dadas las diferentes características orográficas y climáticas entre Álava (32 has), Bizkaia (10 has) y Gipuzkoa (16 has). Sólo el 10% de las explotaciones se gestionan por titulares menores de 40 años.

A pesar de estas cifras, las explotaciones familiares vascas viven un contexto poco favorable marcado por el envejecimiento y la escasa rentabilidad del sector.

El rejuvenecimiento del sector es primordial para garantizar la sostenibilidad de este modelo social y económico. El escaso relevo generacional derivado de la dificultad que tienen los jóvenes para acceder por primera vez a la actividad (difícil acceso a recursos productivos: tierra, crédito) y al nulo o escaso reconocimiento social de esta actividad que empuja-invita a los hijos e hijas de agricultores a buscar su futuro lejos de la explotación familiar.

Este AIAF-2014 supone una gran oportunidad para demandar políticas concretas a favor de una AF competitiva y sostenible en todas las regiones del mundo y en el caso concreto de Euskadi superar esas dificultades  que amenazan la sostenibilidad del Sector.

Desde el Comité de Euskadi del AIAF-2014 se solicita a las administraciones públicas y a la sociedad civil en general que

1. Pongan en valor y reconozcan el papel de las y los agricultores familiares para trascender de la imagen de meros receptores de la PAC. Reconociendo las funciones económicas, sociales y territoriales que desempeñan nuestros baserritarras.

2. Apoyen la mejora de la organización y capacidad de adaptación y negociación de los hombres y mujeres agricultoras en la cadena alimentaria.

 3. Desarrollen políticas activas –no sólo agrarias.-a favor de las personas jóvenes y de las mujeres. Se debe asegurar rentabilidad a la actividad agraria. Esta rentabilidad precisa de apoyo, de facilitación del acceso a mercados, de medidas específicas que la hagan atractiva para las personas jóvenes través de servicios en el medio rural: servicios sociales, educativos, ocio, etc.

4. Reconozcan formas de producción más sostenibles, más agroecológicas y respetuosas con el medio ambiente.

5. Valoren la producción local fomentando la implantación de canales cortos de comercialización.
6. Mejoren la interlocución entre los agentes tomadores de decisiones y las organizaciones agrarias.
Estamos ante una gran oportunidad, la agricultura familiar es una gran oportunidad de conseguir un mundo más sostenible y más justo, con alimentos de calidad en Euskadi y en el mundo.

LA AGRICULTURA FAMILIAR EN EL CONTEXTO MUNDIAL

En el mundo el 70% de los alimentos consumidos en el mundo son producidos por la agricultura familiar, campesina, pesca artesanal, pastoreo tradicional, comunidades indígenas, y el  40% de las familias del mundo viven de la agricultura familiar.

Aunque 2.500 millones de personas trabajan en este modelo social, sin embargo las políticas de mercado, agrarias, e incluso económicas han ido en una dirección contraria.

En este contexto las demandas que desde la Coordinación Mundial del AIAF-2014 se realizan a los gobiernos y a las organizaciones internacionales se refieren a:

• Los países deben garantizar el acceso legal prioritario a la tierra, al agua, al mar y demás recursos naturales, a las mujeres y hombres de la Agricultura Familiar.

• Se ha de reconocer el derecho de los pueblos a producir buena parte de sus alimentos

• Los países deben destinar en sus presupuestos cantidades suficientes para el apoyo de la agricultura familiar.

• Se debe reconocer el protagonismo de las Organizaciones de Agricultores como representantes de las mujeres y hombres agricultores familiares, pescadores, pastores, etc. a través de mesas de diálogo sectoriales, destinadas a consensuar políticas públicas favorables a dichos sectores.

Escriba su comentario