Ocho ovejas muertas en otro ataque del lobo

ip__mg_0652_mg_0652_1.jpgNOTICIAS DE ALAVA – El altercado se produce el viernes, en la misma jornada en que la UAGA se movilizó en Gibijo contra el Plan de Gestión

El lobo volvió a actuar este viernes en la Sierra de Gibijo. Un ataque del depredador provocó la muerte de ocho ovejas, heridas en siete, la desaparición de otras tres y de un mastín, según denunciaron ayer ganaderos de la zona. Este suceso afectó, en concreto, a una explotación de Guillarte, que forma parte del municipio de Kuartango.

La noticia llega apenas una jornada después de que la Unión de Agricultores y Ganaderos de Álava (UAGA) criticara, una vez más, el Plan de Gestión del Lobo que baraja el Departamento foral de Medio Ambiente. El sindicato arremetió contra el diputado del ramo, el abertzale Mikel Mintegi, por seguir defendiendo esta herramienta de gestión y no permitir medidas más duras para controlar al animal. Medio centenar de ganaderos realizaron anteayer un rastreo -el Ejecutivo foral prohibió llevar a cabo una batida porque no se contaba con el pertinente informe previo- precisamente en la Sierra de Gibijo, desde donde denunciaron que “la presión de los lobos sigue en aumento”.

El rebaño de uno de los ganaderos participantes en esa protesta fue precisamente el afectado por el ataque. El pastor se percató el mismo viernes por la mañana de que las reses no se encontraban en su lugar de pasto habitual, dentro de los montes de la ledanía de Luna, entre Arkamo y Gibijo. Las ovejas aparecieron a cuatro kilómetros de distancia alrededor de las 20.00 horas, y ya entonces se empezaron a intuir las consecuencias de uno de los mayores ataques denunciados esta temporada. En total, fallecieron ocho ovejas, siete tienen heridas graves, seis han sufrido abortos y tres han desaparecido, al igual que un mastín.

El ganadero de la explotación, que en lo que va de año ya había sufrido ataques de lobo a tres potros y dos terneros, se mostró ayer muy afectado por lo sucedido: “Lejos de lo que algunos políticos quieren hacer creer, lo triste es que los lobos atacan a muchas reses y causan que los ganaderos dejen la profesión. La gente está cansada de que se rían de ella”. Este trabajador insistió en que el lobo no puede convivir con los rebaños: “O lo echamos o lo matamos”.

Escriba su comentario