No hay certeza de ataques de buitres a animales vivos en Gipuzkoa

buitres_2.jpgDiariovasco.com. No hay constancia alguna de que en Gipuzkoa se hayan producido ataques directos de buitres a animales vivos. Así lo aseguró ayer el diputado foral de Desarrollo Rural, Rafael Uribarren, en una comparecencia en las Juntas Generales de Gipuzkoa. Uribarren, no obstante, reconoció que existe una sospecha «bastante afianzada» de que se está alterando el comportamiento de estas aves.
El diputado foral manifestó que en el presente año, hasta el momento, su departamento ha recibido tres avisos de casos de animales devorados por buitres. Se localizaron en Aia, Legazpi y Zegama. Uribarren señaló que en todos ellos se aplicó el protocolo habitual en este tipo de situaciones y se llevaron a cabo las oportunas averiguaciones a través de los guardas forestales y veterinarios. «En estos casos sólo se ha constatado que los buitres comieron carroña, es decir, animales muertos», afirmó Uribarren.

 
El diputado foral explicó asimismo que en los dos últimos años se habían recibido un total de diez avisos -cinco por cada ejercicio- de animales que fueron comidos por buitres. En este sentido, explicó que, al igual que sucede en otros territorios, los periodos en los que se dan estas alertas coinciden con la época de partos del ganado.
Uribarren reconoció, sin embargo, que «hay una sospecha bastante afianzada respecto a que se está alterando el comportamiento de estas aves. De ser puramente carroñeras, cabe la posibilidad, aunque no la certeza, de que se hayan producido algunos ataques a animales débiles, que están de parto, en puerperio o se encuentran enfermos».
A preguntas de la juntera de EB sobre si existe riesgo de que puedan atacar a niños, el diputado foral señaló que «se puede comprender que exista cierto temor, pero lo cierto es que no se conoce ningún caso».
El diputado general se posicionó en contra de la instalación de muladares, si bien no se opone a que toda res que fallezca en una zona de montaña quede allí y sirva de alimento a las carroñeras.
El diputado anunció que en breve se conocerá un estudio realizado por la Sociedad de Ciencias Aranzadi que concluye que ha de ser la propia especie la que se autorregule mediante la obtención de alimento con sus propios recursos.
Rafael Uribarren indicó asimismo que en el supuesto de que se confirmara la existencia de ataques directos de buitres a animales vivos, la Diputación contempla la posibilidad de compensar económicamente a los dueños del ganado.
En Gipuzkoa, los buitres han experimentado un notable incremento. En las últimas décadas, la población nidificante se ha ido recuperando y ha ido ocupando zonas de roquedo. En el censo realizado en 2008 se contabilizaron un total de 178 parejas reproductoras. Se estima que la población total es de entre 500 y 550 individuos.

Escriba su comentario