Ni vacas ni peces

escudo_cantabria.gifEDITORIAL DIARIO MONTAÑES – El sector primario ha sido históricamente el basamento de la economía de Cantabria. La ganadería proporcionó durante décadas miles de puestos de trabajo y el surgimiento del denominado ‘obrero mixto’ -trabajador en alguna de las grandes fábricas y al mismo tiempo propietario de una pequeña explotación de leche- fue clave en la elevación de la renta per cápita y en el despegue de nuestra región. Junto a la ganadería, la pesca ha tenido un papel protagonista y ha aportado mucha riqueza a Cantabria.

Ahora, el sector primario está sumido en una crisis especialmente grave. La reducción constante de la cabaña ganadera y el desánimo de los trabajadores del campo ante la escasa rentabilidad de su trabajo conduce al abandono de las cabañas ganaderas y a la pérdida de ingresos y empleos. Mañana, lunes, los ganaderos tienen previsto manifestarse en Santander para denunciar los bajos precios a los que se paga la leche y la falta de atención del Gobierno hacia un sector que no ofrece horizontes a corto plazo. Por su parte, la pesca en el Cantábrico parece tocar fondo. Este es el quinto año en el que las costera del bocarte está vedada y ello, unido a la mala temporada del bonito, resta a los pescadores dos partidas fundamentales en sus ingresos. La rentabilidad de la pesca ha caído de manera espectacular y de no arbitrarse algunas medidas -las cofradías han solicitado que se declare catastrófica la costera- muchos barcos irán al desguace.

Ante la dura crisis por la que atraviesa el sector primario es necesario que tanto el Gobierno de España como el de Cantabria analicen con urgencia el problema para buscar soluciones. No es posible restaurar la biomasa del bocarte mediante decretos ni obviar la libre competencia en el sector lácteo, pero sí se pueden adoptar medidas que eviten la competencia desleal -en ocasiones rozando el fraude- en la venta de leche o implementar ayudas coyunturales para que los pequeños empresarios pesqueros mantengan sus barcos hasta que se restaure el nivel óptimo de la anchoa, además de otras medidas que ayuden a recolocar a quienes no puedan seguir saliendo a la mar.

 

Escriba su comentario