Navarra. Se declara como Zona Especial de Conservación el Lugar de Importancia Comunitaria denominado “Urbasa y Andía”

El Gobierno de Navarra,  mediante Decreto Foral, ha declarado como Zona Especial de Conservación (ZEC) el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) denominado “Urbasa y Andía”. Igualmente, ha aprobado el Plan de Gestión de la citada zona.

escudo_navarra.gif

Dicho Decreto foral consta de una exposición de motivos en el que se describe el lugar que se declara como Zona Especial de Conservación. También se describe la delimitación la delimitación territorial de la Zona y, por último, se encomienda al Patronato del Parque Natural de Urbasa y Andía el seguimiento de la ejecución y desarrollo del Plan de Gestión, todo ello dentro de las labores de consulta y participación que le fueron asignadas a este órgano.

Conviene señalar que el Monte Limitaciones forma parte de la ZEC, por lo que en el Plan de Gestión se indica que los usos y aprovechamientos se adecuarán a las ordenanzas que rigen dicho territorio. Hay que recordar que el 2 de agosto de 2006 el Patronato del Parque Natural de Urbasa y Andía (órgano del que forma parte la Junta del monte Limitaciones y los Ayuntamientos de Améscoa Baja y otros que integran dicha Junta), informó favorablemente la propuesta de declaración de la Zona Especial de Conservación así como la aprobación del plan de gestión, al entender que se respetaban plenamente los derechos ancestrales relativos al monte Limitaciones.

Inversiones

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente destina en el año 2007 más de 600.000 euros para Urbasa y Andía, de los que una cifra superior a 200.000 recaen en el área de mantenimiento, y el resto, aproximadamente 400.000, se destinan a trabajos de infraestructura: mantenimiento de cierres y de la señalización; tratamientos zoosanitarios; mejora de infraestructuras ganaderas (mangas, baños, etc…); acondicionamiento de puntos de agua; mantenimiento de caminos y pistas de uso mixto (forestal y ganadero), y mantenimiento de chabolas. También se destina una partida a mejoras selvícolas; mantenimiento del vivero de Urbasa; repoblaciones y mantenimiento de las existentes; y recogida, transporte y tratamiento de residuos sólidos.

El espacio Urbasa-Andía

El espacio denominado “Urbasa y Andía” situado en la zona de transición atlántico-mediterránea de Navarra alberga hábitats naturales, con flora y fauna silvestres representativas de la diversidad biológica, que en algunos casos se encuentran amenazados de desaparición en su área de distribución natural o presentan una superficie de distribución natural reducida a causa de su reversión o a su área intrínsecamente restringida.

Por todo ello, el Gobierno considera que es necesario seleccionar áreas donde, mediante sistemas eficaces y efectivos de gestión activa y preventiva, se garantice la persistencia de estos hábitats naturales y especies silvestres a largo plazo. Se da la circunstancia de que alguno de estos hábitats naturales o especies están incluidos en la Directiva Comunitaria de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, o en la Directiva Comunitaria correspondiente a la conservación de las aves silvestres. Todo ello confiere al lugar “Urbasa y Andía” un importante valor no sólo en el ámbito de la Comunidad Foral, sino también en el de la Unión Europea (UE). Precisamente, ambas Directivas constituyen el principal instrumento de la UE en materia de conservación de la naturaleza, para lo que se creó una red ecológica de lugares –la red Natura 2000- en la que se deben restaurar o mantener en un estado de conservación favorable representaciones de todos los tipos de hábitats naturales y especies de flora y fauna silvestre declarados de interés comunitario.

La Administración de la Comunidad Foral de Navarra, mediante acuerdo del Gobierno de 15 de mayo de 2000, aprobó provisionalmente la lista de lugares susceptibles de ser designados como Zonas Especiales de Conservación a efectos de su inclusión en la red ecológica europea Natura 2000. Entre ellos se encuentra el espacio denominado “Urbasa y Andía”.

Posteriormente, la Comisión Europea aprobó en diciembre de 2004 la lista de LICs de la región biogeográfica atlántica y en julio de 2006, la lista de la región biogeográfica mediterránea. El lugar denominado “Urbasa y Andía “ aparece en ambas listas. Una vez aprobado el LIC, el estado miembro debe darle la designación de Zona Especial de Conservación lo antes posible y en un plazo máximo de seis años, fijando las medidas de conservación necesarias para el mantenimiento o el restablecimiento, en un estado de conservación favorable, de los hábitats naturales y de las poblaciones de las especies para las cuales ha sido designado el lugar como de importancia comunitaria.

Plan de gestión del espacio “Urbasa y Andía”

El plan de gestión de espacio “Urbasa y Andía” ha sido elaborado en la línea de las exigencias de la normativa de la UE y, por lo tanto, contienen las acciones, medidas y directrices que responden a las exigencias ecológicas de los hábitats recogidos en la normativa comunitaria.

La Zona Especial de Conservación “Urbasa y Andía” está situada en la mitad occidental de la Comunidad Foral, a caballo entre la Navarra húmeda del noroeste y Navarra media occidental. Comprende las sierras de Urbasa y Andía, el monte Limitaciones de las Améscoas –incluida la parte segregada del facero 104- la finca de Zunbeltz (Yerri) y parte de los terrenos de Zudaire (Améscoa Baja), Guesálaz y Sakana (desde Ekai hasta Ziordia). Ocupa una superficie de 27.858 hectáreas.

El plan de gestión aprobado por el Gobierno tendrá una vigencia de seis años, y trascurrido dicho periodo se procederá a la revisión. No obstante, se podrá proceder a la revisión o modificación cuando el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente considere que se ha producido una variación significativa de alguna circunstancia no prevista en el Plan, que puede afectar a la preservación de los valores del espacio.

El Patronato de Urbasa y Andía, constituido en 1998, será el instrumento de consulta y participación en lo relativo al plan de gestión de la Zona Especial de Conservación.

Con objeto de hacer coherente la planificación y la gestión de la Zona Especial de Conservación “Urbasa y Andía” con la de Parque Natural “Urbasa y Andía”, se modificarán tanto el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, como el Plan Rector de Uso y Gestión de Urbasa y Andía. Estas modificaciones no afectarán en ningún caso a las ordenanzas del monte Limitaciones de las Améscoas.

El Plan de Uso y Gestión aprobado por el Gobierno se ajustará a lo que pudieran determinar otros planes de rango superior en materia de conservación de la diversidad biológica, que puedan establecerse y que fijen las líneas generales de actuación en la Red de Espacios Naturales de Navarra. Por el contrario, las determinaciones recogidas en este Plan de Gestión son de aplicación directa y se incorporarán a los instrumentos de ordenación territorial o al planeamiento urbanístico municipal de las entidades locales afectadas por el ámbito de Urbasa y Andía.

Cualquier modificación que se prevea realizar en la clasificación o categorización del suelo no urbanizable, en el ámbito de la Zona de Especial Conservación, además de los requerimientos legales que precise a efectos de la normativa urbanística, requerirá informe de la Dirección General de Medio Ambiente y Agua, sobre la compatibilidad de los cambios previstos con el Plan de Gestión.

Contenido del Plan de Gestión

El Plan de Gestión de la Zona Especial de Conservación “Urbasa y Andía” contiene varios capítulos entre los que destacan los valores naturales objeto de conservación, los objetivos finales del Plan, los resultados esperables de la aplicación del Plan, la normativa, directrices u orientaciones para la gestión, programa de actuaciones, y financiación del Plan de Gestión.

Según el Plan, los elementos clave para la gestión de la Zona Especial de Conservación “Urbasa y Andía” son los siguientes: hábitats naturales; pastizales y matorrales; hábitats asociados a roquedos; hayedos; robledales; flora amenazada; insectos amenazados; cangrejo autóctono; anfibios; quebrantahuesos; milano real, perdiz pardilla; pito mediano y pito negro; quirópteros; sistema kárstico y conectividad Urbasa-Aralar.

Los objetivos finales del Plan, entendidos como las metas o fines que debe perseguir la gestión para alcanzar en el menor tiempo posible un estado de conservación favorable para todos los elementos clave relacionados anteriormente, se concretan en los puntos siguientes:

– Hábitats naturales: mantener, al menos en la situación actual, la superficie y estado de conservación de cada uno de los hábitats de interés comunitario y de aquellos otros hábitats naturales de interés para la conservación.

– Pastizales y matorrales: garantizar la conservación de las actuales superficies de pastizal y matorral del lugar mediante una gestión adecuada de la actividad ganadera.

– Hábitats asociados a roquedos: asegurar la conservación de los  hábitats ligados a los roquedos.

– Hayedos: alcanzar la diversidad específica y estructural de los hayedos en un estado de conservación favorable.

– Robledales: conectar funcionalmente las manchas de robledal de ladera mediante un incremento de su superficie y estructuras conectoras, así como mantener o mejorar la calidad ecológica de los robledales de ladera de modo que se favorezca la diversidad estructural y específica.

– Flora amenazada: mantener las poblaciones actuales de las especies de flora claves.

– Insectos amenazados: garantizar la diversidad actual de invertebrados amenazados del lugar y mejorar la capacidad de sus hábitats.

– Cangrejo autócton asentar, al menos, dos poblaciones viables de cangrejo autóctono.

– Anfibios: mantener poblaciones viables de las especies de anfibios claves en un estado de conservación favorable.

РQuebrantahuesos: consolidar dos territorios reproductores de quebrantahuesos en el lugar y lograr el ̩xito reproductor en al menos uno de ellos.

– Milano real: garantizar el mantenimiento de la población reproductora y suprimir las causas directas de mortalidad.

– Perdiz pardilla: asentar una población viable de esta especie.

– Pito mediano y pito negr fijar poblaciones viables.

– Quirópteros: reforzar las poblaciones.

– Sistema karstic mantener la calidad de las aguas subterráneas de Urbasa y Andía en las mejores condiciones de potabilidad, así como proteger adecuadamente las cuevas y simas del lugar.

– Conectividad Urbasa-Aralar: garantizar la conectividad ecológica con el valle de Sakana para facilitar el intercambio genético y expansión de poblaciones fragmentadas entre las sierras de Urbasa-Andía y de Aralar.

– Aprovechamientos: garantizar el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

 

Fuente. Agroinformacion.com

Escriba su comentario