Munición con plomo

Adecapcol1.JPG 

 

Algunos grupos ecologistas llevan años cuestionando el uso de munición con plomo para la práctica de la caza, por entender que las anátidas buceadoras mueren intoxicadas si consumen plomo. Fruto de estas inquietudes, el 17 de octubre, la Comisión de Medio Ambiente en el Congreso aprobó el proyecto de Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. Uno de los aspectos más preocupantes del texto aprobado es «la prohibición del uso y tenencia de munición que contenga plomo durante el ejercicio de la caza y el tiro deportivo cuando estas actividades se ejerzan en zonas húmedas incluidas en la lista del convenio relativo a los humedales de importancia internacional, en las de la Red Natura 2000, así como en las incluidas en los espacios naturales protegidos».

La deficiente redacción del artículo podía dar a entender que, desde la entrada en vigor de la ley, se prohíbe utilizar munición de plomo no sólo en las zonas húmedas, sino también en los espacios protegidos y en los terrenos incluidos en la Red Natural 2000. De ser así, en más del 30% del territorio español, la caza con munición de plomo, tanto de caza mayor como menor, quedaría prohibida. La ley tiene que ir al Senado para su aprobación. De no ser modificada, miles de cazadores y tiradores españoles se quedarían sin un lugar donde poder practicar su afición. España sería además, el único país europeo donde se pretende imponer una medida que carece de toda argumentación científica y técnica.

El plomo puede tener efectos negativos para las aves acuáticas en los humedales, pero no se ha demostrado que lo tenga fuera. De hecho, el perdigón de acero -alternativa al plomo- es peligrosísimo por los rebotes. Es una temeridad legislar en materia de armas de caza cuando no hay datos que demuestren que otras alternativas sean más beneficiosas para la fauna y la integridad de las personas. Aparte de todos estos condicionantes, el uso del acero supondría mucho más sufrimiento para los animales, ya que este material hiere mucho y mata poco. Es decir, los animales heridos sufrirían lo indecible durante días antes de inevitablemente perecer. Curiosamente el plomo ocupa el tercer lugar dentro del ranking de materiales que hay en la tierra y ningún país lo ha sustituido por otro para la práctica de la caza en terrenos de secano.

Fuente.  Elcorreodigital.com

9 Respuestas to “Munición con plomo”

  1. wininu Says:

    En este caso discrepo, eliminar el plomo en los espacios naturales me parece muy saludable y escasamente limitador para el ejercício de la caza. Sobre todo teniendo en cuenta que los espacios naturales representan apenas eso, 25-30% de la superficie total. La pregunta es en qué porcentaje de este 30% no está prohibida la caza ahora mismo ya, dadas las características de los LICs, ZEPAs y parques naturales.

    Personalmente cada vez que hay una cacería en mi casa me pongo a temblar de los kilos y kilos de plomo que acaban esparcidos por el suelo. Y el plomo es un contaminante peligrosísimo.

    Y lo cortés no quita lo valiente, soy firme defensor del ejercicío de la caza, es una herramienta de conservación y una actividad recreativa y económica muy importante. Y precisamente esa es la filosofía de los espacios naturales, aunar conservación y desarrollo económico

    Por tanto que en dichos espacios, muy singulares, se sustituya el plomo por el acero me parece positivo, dado que en el resto del territorio sigue siendo posible el uso del plomo, al menos por ahora, hasta que se descubra una verdadera sustitución. Las desventajas no creo que superen los beneficios, en un espacio protegido se entiende.

  2. txolin Says:

    Seguro que en tu caso es asi wininu. En cambio en mi caso llevo cazando literalmente toda la vida, y por mucho que miro al suelo en la practica de la caza y el trabajo en el campo nunca he visto un perdigón; si, cada vez menos, alguna baina de cartucho que no dudo en recoger, es asi. Entiendo que si se suman los cartuchos que se disparan, los kg de plomo resultantes que se esparcen por los campos son muchos. Pero todas las opiniones deberían estar basadas en estudios “neutrales” sin intereses de ningún tipo para tomar decisiones de ese calibre.
    Mi opinión es que el problema no es el plomo. El meollo esta en que pese al esfuerzo del mundo de la caza y también de los agricultores y ganaderos en mejorar nuestra forma de trabajar y en su caso de ejercer la caza para intervenir de la mejor forma posible en la regulacion del medio natural; la otra parte, los que mal se llaman ecologistas que no son otra cosa que anti-todo, no es que no entiendan nuestra postura, sino que ni siquiera la van a escuchar. (creo que esta frase se la he oí a un famoso escritor, gran persona y cazador de Valladolid ). Entonces, ¿ Cómo convencerles para que intenten comprender y respeten nuestra forma de entender la vida y la naturaleza?. Es imposible. Tampoco hay que cometer el error de decir que la sociedad urbanita piensa de esa manera. Porque no es cierto. Estos grupos o incluso grupúsculos son minoritarios y su influencia política esta muy definida y es minoritaria (la gente no les vota), el problema es la influencia que pueden ejercer en la conciencia de la sociedad urbanita, claramente desconocedora de la realidad de la naturaleza, en contra de los intereses del medio rural y me atrevería a decir que también de la naturaleza.
    A mi juicio la única solución esta en que por lo menos los cazadores y si se suman los agricultores y ganaderos como actividades complementarias mucho mejor; debemos mostrar a la sociedad mediante el ejercicio del derecho a la manifestación, quienes y cuantos somos los que pensamos asi simplemente para que se nos respete y como paso en Paris hace unos años la tendencia cambie. Si quiere venir algun político a la manifestación, que lo haga vestido de cazador o con traje de campo, que en este caso las corbatas y siglas políticas sobran.
    Seguro que los ecologistas de verdad, los que trabajan a pie de campo y conocen la realidad de la naturaleza entienden mejor que algunos (cada vez menos) que se definen como cazadores y son autenticas lacras para el colectivo, que las reivindicaciones de cazadores y agricultores en defensa de sus intereses son justas y necesarias.

  3. admin Says:

    “El agricultor sigue siendo antropocéntrico, maneja el ecosistema, pero lo hace de forma perdurable en el tiempo, obteniendo “los intereses” de la naturaleza sin comerse “el capital”, conservándolo. Lo que llaman desarrollo sostenible”
    Gabriel de la Mora “elagricultorenpeligro.com”

    “El cazador sigue siendo antropocéntrico, maneja el ecosistema, pero lo hace de forma perdurable en el tiempo, obteniendo “los intereses” de la naturaleza sin comerse “el capital”, conservándolo. Lo que llaman desarrollo sostenible”
    Copiado por Geroa

    La frase es muy buena. Un saludo.

  4. wininu Says:

    La posición de cazador sostenible, al menos en Salamanca, es claramente minoritaria. Aquí lo que se destila es simplemente arrendar los cotos y matar todo lo que se ponga por delante, no es una caza sostenible porque no suele estr planificada competemente. Es lo de todos los días. Si lo estuviera cada día habría más caza, y no al revés, como suele suceder.

    Otra cosa es defenderse de posturas claramente reaccionarias, pero en sentido contrario, que atacan la caza por mera convicción, real o irreal, no relacionado con la conservación de las especies si no más bien con el “cruel” significado que tiene para muchos. Los que utilizan argumentos viciados, no científicos, y utilizan la demagogia fácil de meterse con alguien con un arma de fuego en las manos.

    Lo cortés no quita lo valiente. Y que la caza no está bien regulada creo que es un hecho. Es tan obvio como ver qué se exige a los cotos, el famoso plan cinegético, que es de risa, al menos en CyL. Y el control cutre que existe. Cada uno en su casa actúa como quiere y por tanto al que le importa que siga habiendo caza limitará las piezas cazadas, y al que no, pues no, claro.

    Si nosotros voluntariamente no tuviéramos vedadas ciertas especies habrían desaparecido hace muchos años. Es absolutamente cierto que el mayor culpable son las enfermedades del conejo, pero el mal uso de la caza es la gota que colma el vaso.

    Lo que está claro es que al convertirse en un activo económico importante puede mejorar la situación enormemente, al concienciarse los titulares de los cotos de los beneficios que pueden obtener. Pero tiene que haber una buena regulación, algo que siempre es político, pero que obviamente hay que exigir una base mínima científica, que en realidad es lo más habitual.

    No conozco la ley, pero eliminar el plomo de los espacions naturales, ZEPAS y LICs me parece magnífica idea. Los tóxicos es lo que tienen, es dfícil verlos, sentirlos, eso no quiere decir que no estén ahí, q eso si es obvio, y que causen profundos males.

    La federación de caza, medio cazadores medio ecologistas, no debiera (bajo mi punto de vista) estar en contra del uso de herbicidas o pesticidas contra topillos y a la vez no estar en contra del plomo, al menos, en humedales y zonas protegidas. No es demasiado compatible. Aunque en muchas zonas protegidas el nivel de plomo sea bajo porque ya de hecho la actividad cinegética se encuentre limitada.

  5. admin Says:

    Compartimos el sentido de tu razonamiento, pero para nada creemos que cada vez hay menos caza por la acción de los malos cazadores. Los motivos nos afectan a todos (cazadores, gente del medio rural y urbano, industrias, deforestación, parcelarias…). No se puede juzgar a un colectivo por la acción de una minoría. Imagina si estaríamos juzgando a todos los políticos cuando alguno roba, engaña, o hace cosas peores ( que pasa y muy a menudo). ¿Seriamos justos en juzgarles siempre por lo mismo?. Al cazador hay que ayudarle y enseñarle a mejorar como a todo el mundo, no macharle a palos y restringirle día a día sus derechos.

  6. wininu Says:

    En mi zona es que precisamente no es minoría, ese es el problema. Los derechos a cazar es lógico q se restrinjan debido a la escasez de piezas, que como sabemos se debe a más causas q la caza es obvio. Pero no se pueden prorrogar durante muchos años el creciente aumento de cazadores y escopetas mientras los ecosistemas no sean capaces de recuperarse, eso es sostenibilidad, y francamente los niveles de perdiz y conejo, en mi comarca, están por los suelos. Pero siguen permitidas extracciones por encima de la recuperación.

    Sólo hay q notar cómo en todos los cotos vecinos al mio no hay una perdiz y en la mia, que llevamos sin cazarla más de 10 años se empiezan a ver algunos bandos. Esos bandos al final de la temporada acaban fiambres, y no es culpa del cazador, que legalmente tiene el derecho a tantas piezas. Es que esa extracción está por encima de los niveles de sostenimiento de la población.

    Obviamente no sé si es extrapolable al resto del mundo mundial pero es lo que hay en la Comarca de Ledesma, zona que con datos científicos podría llegar a ser espacio natural sin problemas, al tratarse de una zona adehesada cruzada por el Tormes y sus incipientes barrancos. Y no hay caza, y aquí el problema es obvio, además de la eliminación de las prácticas agrarias tradicionales. Es la sobreexplotación de la caza.

    Lo q no tiene que ir aparejado la desaparición de las especies. En muchos casos los cazadores se cansan de pagar cotos que no tienen piezas y se abandona el aprovechamiento cinegético, al cabo del tiempo las especies se recuperan. Pero son casos de zonas con muchos refugios para la caza.

  7. txolin Says:

    Creo que el intentar divorciar los intereses de cazadores y agricultores no es jugar limpio wininu. Posiblemente seran dos sectores muy compatibles que se entienden y respetan mutuamente y no debe de dar miedo que defiendan intereses compartidos. Los cazadores vascos pagamos cantidades leoninas por cotos de Castilla y Leon que para nada contienen la s poblaciones de caza que reflejan sus planes cinejeticos, pero eso no quiere decir que no respetemos y nos preocupemos de la s especies cazables y no cazables que pueblan los acotados. Es mas, en el coto en el que cazo y en los de los alrrededores el año pasado cerramos la caza de la perdiz 20 dias antes de lo estipulado, porque NOSOTROS estimamos que la situacion asi lo requeria. Quedaron muchos bandos. No voy a entrar en la guerra de buenos o malos agricultores, porque no me gusta que se juzgue a los cazadores por los “escopeteros”, pero todos tenemos que aprender y mejorar. La administracion sea del partido que sea debe enseñar y no castigar a los cazadores y a los que plantan semillas certificadas que contienen cianuro potasico, envennan indiscriminadamente los campos…, pero esos no son ni una parte representetiva de los agricultores que en su mayoria si se identifican con los intereses de los cazadores.

  8. admin Says:

    Estais diciendo casi lo mismo pero con ejemplos en difrentes zonas.
    No creo que wininu intente divorciar a cazadores y agricultores, es mas, como ha dicho es ganadero y defiende la caza.
    Creo que los cazadores no se oponen a que se sustutulla el perdigon de plomo en los humedales.
    Tambien es cierto que hay muchos cazadores y que se esta produciendo un trasiego de la caza menor a la mayor cuya situacion es mucho mejor.

  9. wininu Says:

    El problema no es el cazador ni el dueño obviamente, es el político que mantiene una gestión deficiente y prefiere no meterse en los problemas que ocasionaría el legislar con criterios científicos.

    Allí donde hay buenos técnicos al frente de cotos, en lugares se entiende buenos, hay caza, equilibrada en edades. Pq compensa económicamente.

    Y donde no los hay depende casi totalmente de la buena voluntad de los titulares y de los cazadores por tenerla. Si soy un ganadero cualquiera de por aquí y unos señores me pagan tanto por cazar durante la temporada unas piezas cuya conservación me la trae al pairo, pq lo mio son los cochinos principalmente, pues me da igual incluso controlar las piezas que verdaderamente cazan. Y el cazador que lleva toda la mañana metiéndose una paliza y que ha pagado una cifra, la que sea, pues si ve dos conejos y medio pues no es criticable el que les dispare, pues para eso ha pagado. Ambas conductas son comprensibles pero irracionales ambientalmente, si dichas actitudes son mayoritarias al final lo que pasa es lo que sucede, que la zona se queda sin piezas, es un problema clásico de economía de los recursos naturales.

    Quizá a medio plazo los cazadores dejen de pagar, no vuelvan, y al final la cosa se recupere, y quizá la presión sea tan grande que ni siquiera se puedan recuperar las cosas pq no sólo haya conductas inadecuadas en la gestión cinegética si no problemas sanitarios pej, y el conejo y la menor en general, con la perdiz a la cabeza, que la pobre se ha comido el marrón casi más que el conejo.

    Mi opinión es que la situación (que al parecer se va superando) q tiene el conejo y la perdiz se hubiera solucionado hace tiempo con una política mucho más restrictiva respecto a la caza de tal especie, permitiendo mayores poblaciones potenciales que hubieran posibilitado una mejora en la solución “natural”, la autoinmunización.

    En realidad el más responsable moral es el dueño de la finca, porque es su finca, Pero la responsabilidad legal de favorecer conductas negligentes es de la administración pública, pq el medio ambiente y las especies son una cuestión pública, y muy delicada, como sabemos.

Escriba su comentario