Mercado para fomentar el producto local

logo_ehne.gifY denunciar el abuso de la industria agroalimentaria y las cadenas de distribución

Se celebrará en la plaza Arriaga de Bilbo el miércoles 18 de marzo a partir de las 11.30 horas. Repartirán 200 bolsas con un cuarto de cordero, dos litros de leche y queso de vaca a cambio de 20 euros, el precio que cubre los costes de producción y aporta beneficios dignos a las personas productoras.

EHNE organizará un mercado en Bilbo con el apoyo de las asociaciones de consumidores EKA, EKE y UCE, Bilboko auzo elkartea, Eguzki y Ekologistak martxan con el objetivo dar a conocer el enorme diferencial de precio existente entre lo que cobran las personas productoras y pagan las personas consumidoras por los productos del campo. El mercado se celebrará en la plaza Arriaga a partir de las 11.30 horas del miercoles 18 de marzo. Se repartirán 200 bolsas compuestas por un cuarto de cordero, 2 litros de leche y ¼ de queso de vaca por el precio de 20 euros. Es el precio que cubre los costes de producción de las personas productoras y ofrece un margen de beneficio digno. Con este mercado reivindicativo se pretende denunciar las prácticas abusivas de la industria agroalimentaria y la distribución perjudican claramente a los dos extremos de la cadena: baserritarras y consumidores.

Ejemplos cercanos y clarificadores

Un ejemplo claro es el caso de la industria Iparlat-Kaiku, que ha pagado un precio base de 0,298 por litro la leche de febrero. El precio total que obtiene un baserritarra medio se encuentra en los 0,33 céntimos. Esta cantidad es muy inferior al que finalmente pagan las personas consumidoras: 0,99 euros litro. Las personas productoras perciben cada vez menos, las personas consumidoras pagan cada vez más: la ganancia queda en manos de las industrias agroalimentarias y la distribución.

No solo los margenes abusivos, otras prácticas comerciales, por ejemplo y  ligado al cordero, las utilizadas por Gurokela y otras comerciales que están ofreciendo en las carnicerías cordero de Label por debajo de 6 euros cuando Erralde Hiltegia esta pagando por encima de esos precios a los pastores en una iniciativa en la participan ademas de los pastores, el matadero y los carniceros. No es de recibo que dos empresas como Gurokela y la Fundación Kalitatea, financiadas con cantidades millonarias de dinero público, se dediquen a echar por tierra los precios en origen.

EHNE hace una apuesta decidida por la transformación y la venta directa de los productos agrarios. De esta manera al acortar los circuitos podemos conseguir que el baserritarra por una parte reciba un precio digno y por otra que el consumidor page un precio justo.
Con estos tres ejemplos ligados a los tres productos leche, cordero y queso queremos denunciar la actitud de la industria agroalimentaria, las prácticas comerciales de algunas empresas y a su vez recalcar la apuesta decidida de EHNE por la transformación , venta directa y la utilización de los canales cortos de comercialización  como modelos de consumo más adecuados tanto para los productores como para los consumidores.

Propuestas de EHNE y de las organizaciones de consumidores/as

Es necesario crear un Observatorio de Precios para velar por la transparencia en el proceso de formación de los precios a lo largo de toda la cadena alimentaria. El Observatorio de Precios debe tener capacidad de intervención e imposición de sanciones ante prácticas comerciales abusivas o fraudulentas. El doble etiquetado mostraría el precio en origen percibido por las personas productoras, además del precio final pagado por las personas consumidoras. El objetivo de esta medida es que la ciudadanía conozca los diferentes precios que tienen los alimentos durante su recorrido y en qué parte de esa cadena se dan los mayores incrementos.

Se debe actuar para erradicar la especulación en los mercados alimentarios. Especular con un bien básico como los alimentos debería estar prohibido. Los alimentos son locales, los alimentos no son una mercancía. Se debe impulsar la producción y el consumo de los alimentos de forma local, opiniéndose a las exportaciones vía dumping a terceros países y a importaciones de monocultivos generadores de pobreza. La agricultura industrial exportadora sólo beneficia a grandes capitales, arruinando las economías rurales locales. Es urgente un cambio profundo de las políticas agrarias en el mundo, Europa y Euskal Herria, apartando las actuales prácticas neoliberales y fomentando la producción y el consumo local.

EHNE

Escriba su comentario