Los técnicos recomiendan mantener la veda de la anchoa en el Golfo de Vizcaya

BARCO_GIF.gifDIARIO VASCO – El Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) ha recomendado hoy que continúe la prohibición de la pesca de la anchoa en el Golfo de Vizcaya al menos un año más, hasta julio de 2010.

El CIEM ha publicado hoy su informe sobre el estado de las existencias de anchoa o bocarte en el mar Cantábrico, en el que vuelve a aconsejar, una vez más, que el caladero continúe cerrado.

Señala que la prohibición actual de la pesca debería continuar al menos hasta que las existencias mejoren más, porque aún manteniendo la veda cree que hay “riesgos” para la especie.

En este sentido, señala que para tener datos claros sobre el estado de la anchoa tendría que evaluar el caladero en la primavera del año próximo, lo que implica “un cierre de la pesquería por lo menos hasta julio de 2010”.

Falta el dictamen

La Comisión Europea (CE) estaba a la espera de este dictamen para determinar si la prohibición de la captura de la anchoa continúa en julio o por el contrario se restablecía la pesca.

El CIEM reconoce que la veda de la anchoa, que comenzó en 2005, ha provocado un aumento de existencias de peces adultos en el mar, lo que es crucial para su reproducción; sin embargo, apunta que hay “incertidumbres” acerca del estado de la pesquería, a la que se han dedicado tradicionalmente los pescadores de España y de Francia.

El informe del CIEM, de carácter muy técnico, concluye que “la percepción del recurso y las recomendaciones sobre su pesca” se mantienen, en relación a las que este organismo -con sede en Copenhague- publicó anteriormente.

Desde hace cuatro años

La pesquería de la anchoa está cerrada desde hace cuatro años y el pasado mes de diciembre los ministros de la Unión Europea (UE) aprobaron que continuara así durante el primer semestre de 2009.
En España, los datos de la campaña del buque oceanográfico “Emma Bardán” -en la que participaron investigadores del instituto científico vasco AZTI- cifraron que el volumen de biomasa de anchoa había aumentado.

Sin embargo, según estudios del AZTI, difundidos en Bilbao, la cantidad registrada estaba por debajo de las 33.000 toneladas que la CE había establecido como “límite de precaución” a partir del cual se permitiría la reapertura del caladero.

Escriba su comentario