Los sindicatos agrarios vascos valoran positivamente la nueva Ley de Política Agraria del País Vasco

escudo_gvasco1936.gifSegún explican suponen la culminación de muchos años de lucha por la ordenación del sector. Eso sí, echan de menos el desarrollo de herramientas concretas que impidan que la ley se quede en “papel mojado”.

“Una ley muy necesaria que recoge las principales reivindicaciones del sector”. Así ha definido, en declaraciones a AGROCOPE Xabier Irala de ENBA, la nueva Ley de Política Agraria del País Vasco publicada en el Boletín Oficial del Estado el pasado 31 de diciembre.

“La normativa tendrá un impacto inmediato en la situación actual, ya que la ley sienta unas bases como la consideración de que la agricultura no solo es una actividad productiva sino que tiene una incidencia en el desarrollo rural y el mantenimiento de los entornos naturales”, señala. Aunque añade que estas bases “habrá que desarrollarlas con medidas”.

Mikel Kormenzana, de EHNE, destaca que esta ley rompe la tendencia de hacer planes sectoriales que no abordan la agricultura con una visión integral, eso sí, echa de menos herramientas más concretas. “La ley dice textualmente que debe proteger el suelo agrario de la especulación, pero no especifica los plazos y los mecanismos con los que se va a lograr”, expone.

Respecto a las políticas de precio al agricultor, Irala indica que la ley suscita al agricultor “eliminar eslabones para aumentar la productividad” y que recoge la necesidad de hacer más transparente las relaciones comerciales. Desde EHNE opinan que le ley se queda corta en este punto, que no recoge la petición del sindicato de crear un Observatorio de Precios que castigue los márgenes abusivos.

AGROCOPE

Escriba su comentario