Los regantes de Maeztu declaran su hartazgo ante el silencio de la CHE a su petición de más caudal de agua

dip_alavaLa Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), con sede en Zaragoza, lleva más de seis años contestando con despectivos silencios las numerosas solicitudes de la Diputación alavesa para que los regantes de Maeztu puedan aumentar el caudal de agua de sus regadíos. Esta Comunidad de Regantes capta las aguas del río Berroci para poder trabajar una superficie de 650 hectáreas. Para ello, con el apoyo del Gobierno foral, se embarcó en un proyecto de obras para mejorar esa infraestructura hidráulica que ha supuesto una inversión de 6.356.073 euros y que, en principio, deben estar terminadas el 31 de mayo.

Con el fin de mejorar el aprovechamiento del regadío, la Diputación solicitó a la CHE, el 11 de febrero de 2002, una modificación de las condiciones de dicha concesión: “A día de hoy -cuenta la diputada de Agricultura, Estefanía Beltrán de Heredia- y a pesar de los continuos requerimientos desde esta Administración, la Confederación no ha dictado ninguna resolución”

El dinamismo de esa Comunidad de Maeztu para mejorar sus infraestructuras agrarias para crecer en competitividad, aunque no logre el apoyo de la “autoridad de aguas”, contrasta con la desidia de la zona de Campezo.

A petición de los regantes de la zona, la Diputación aprobó el 8 de julio de 2003 la redacción del Proyecto de transformación en regadío de la zona de Antoñana, Santa Cruz de Campezo y Orbiso. Tras numerosas reuniones con los partícipes de la zona “y por falta de acuerdo entre ellos”, el Gobierno alavés no incorporó en su planificación inmediata la mejora de ese regadío.

Y continúa sin hacerse, a pesar de la voluntad política de llevarlo adelante. Según el proyecto, que beneficiaría a 1.000 hectáreas, el origen del agua sería el arroyo Sabando. El costo de elaboración de este documento ascendió a 136.846 euros y la inversión que estaba prevista realizar, ya en 2004, era de 7.774.472 euros, que dejaron de ir a la capital de Montaña Alavesa. La Comunidad de Regantes de Ega-Campezo ni se llegó a constituir.

en rioja alavesa, mejor La situación en Rioja Alavesa es bien distinta, especialmente por la valorización del viñedo del Rioja. En la zona de Lantziego, las obras están siendo ejecutadas por el Gobierno Vasco en base a un acuerdo marco firmado en febrero de 2003 entre ese Ejecutivo y las diputaciones.

Concretamente, Lakua lleva a cabo la primera fase de las obras necesarias para transformar la zona en regadío. La segunda fase, la red de distribución, ya es objeto de tramitación por el Ministerio de Medio Ambiente. Con este proyecto, cuyo titular será la Comunidad de Regantes Lanvi, se podrá trabajar sobre 1.100 hectáreas. La inversión del Ejecutivo asciende a 8.861.288 euros.

Próxima a esta localidad, la Comunidad de Regantes Reñanilla, de Elvillar, se dispone a valorizar una superficie de 600 hectáreas en ese término. Hace ahora un año que el Gobierno de Vitoria adjudicó el contrato de consultoría y asistencia, que tiene por objeto el Proyecto reformado nº 1 de transformación en regadío de la zona de Elvillar y que asciende a 191.590 euros. Este trabajo se encuentra en la última fase de elaboración.

Finalmente, el macroproyecto de creación de regadío en Rioja Alavesa-Sonsierra Riojana se está abordando por fases. En este momento, la Diputación participa en la ejecución de la fase II. En cuanto a las obras de red de distribución del resto de las zonas y balsas de acumulación, el proyecto está siendo trabajado por el Ministerio de Medio Ambiente. La captación se realizará en la cuenca del río Inglares y el coste de las obras, que se ejecutan actualmente, asciende a 6.230.869 euros.

Fuente. NOTICIAS DE ALAVA

Escriba su comentario