Los precios en origen subirán un 40% por los fitosanitarios

Asaja.gifLa normativa europea sobre productos fitosanitarios que actualmente está en fase de estudio por el Consejo y el Parlamento Europeo amenaza con reducir drásticamente la producción agrícola en la UE y disparar los precios hasta un 40% de media. La actual propuesta pretende excluir más del 65% los ingredientes activos utilizados en la composición de los productos fitosanitarios. En el caso de los insecticidas, muy utilizados en nuestro país debido al clima, la prohibición llegaría hasta el 90%.

La organización agraria Asaja ha cifrado este impacto en 6.000 millones.

Según un informe elaborado por el Instituto italiano de investigación Nomisma, las producciones de trigo, patatas, cereales y vid podrían verse reducidas entre un 10% y el 33%.

En esta misma línea apuntan los trabajos del Centro Europeo de Investigación sobre Política Agrícola Regional y Medioambiental (EuroCare), que ha llevado a cabo un informe sobre dos posibles escenarios. En el mejor de ellos, productos básicos como patatas y trigo se encarecerán un 20%, mientras que en el peor, cereales y verduras podrían subir entre un 73% y un 104%.Según un informe elaborado por el Instituto italiano de investigación Nomisma, las producciones de trigo, patatas, cereales y vid podrían verse reducidas entre un 10% y el 33%.Además, la mayor parte de la producción de la UE se trasladaría a otros países, poniendo en peligro la posición comunitaria como exportador neto.

Según la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla), la situación en países mediterráneos como España será más dramática. Su presidente, Carlos Palomar, dice que sectores como el algodón y las frutas pueden quedar seriamente comprometidos. A su juicio, esta normativa no diferencia entre riesgo y peligrosidad, prohibiendo su uso al margen de las dosis y el tratamiento que se le dé. Palomar asegura que se da una gran paradoja al no permitirse productos químicos y sí en detergentes y cosméticos. No entiende tampoco el hecho de que se prohiba el uso de ciertos productos fitosanitarios en la UE, pero sí se permita el consumo de alimentos traídos de fuera tratados con esas sustancias.

ABC

Escriba su comentario