Los pescadores piden poder repoblar el Sella de angulas

angula2.jpgEl patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Virgen de Guía de Ribadesella pide ‘capturas biológicas’ de angula para repoblar el Sella y mejorar los resultados que actualmente ofrece esta pesquería. La propuesta de José Luís Cuervo Martino ‘Carlos’ fue presentada ante la Federación de Cofradías del Principado y ante la Dirección General de Pesca, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta.

El patrón quiere aprovechar los fines de semana, días en los que está prohibida la pesca comercial, para organizar grupos de voluntarios dispuestos a recoger angula con un fin repoblador. Esa angula se guardaría durante una semana en los viveros de la cofradía «para que se acostumbre al agua dulce» y se soltaría aguas arriba del Sella para que continúe con su complicado ciclo vital. Es decir, para que se desarrolle en el río y una vez adulta regrese a reproducirse al Mar de los Sargazos. «Si lo hacemos todos los fines de semana de la costera, al final podemos repoblar con cuatro o cinco kilos de angula para beneficio del río, de la especie y los pescadores”, explicó.

La opción lanzada desde la Cofradía de Pescadores de Ribadesella prevé evitar medidas drásticas como la prohibición de las capturas. La Administración suelo optar por organizar vedas temporales para recuperar las especies, «porque a ellos no les va en el sueldo». «Nuestra propuesta debe estudiarse y a ser posible debe tenerse en cuenta», añadió el patrón mayor riosellano. Es más, Cuervo Martino cree que tanto el Principado como el Estado deberían fomentar la creación de piscifactorías destinadas única y exclusivamente a la repoblación. «Piscifactorías de especies como la lubina, el rodaballo, la merluza o el lenguado que permitan criar alevines con los que repoblar la mar en la que trabajamos y de la que vivimos muchas familias», añadió.

Otoño negro

La flota pesquera de Ribadesella está pasando el peor otoño «de los últimos cincuenta años». El permanente temporal que azota la costa Cantábrica mantiene continuamente amarrada a la flota y han sido muy pocos los días que han salido a faenar en estos dos últimos meses. Cuervo Martino, con más de cuatro décadas de trabajo en la mar, no recuerda nada parecido. «Tan malo como éste no lo hubo nunca. Sólo hemos trabajado una docena de días y quien pudo hacerlo», destacó. Las embarcaciones pequeñas aún menos. «Hay barcos de treinta metros que se van a pique, así que a dónde vamos nosotros con nuestra flota», añadió. Octubre y noviembre han fallado y el mes de diciembre no se barrunta mejor, un mes en el que con la Navidad se consiguen mejores precios.

Ante esta situación de penuria pesquera, tres fueron las embarcaciones de Ribadesella que se han acogido al paro biológico promovido desde el Principado para la flota artesanal de bajura. Una ayuda que, según Martino, no resuelve nada. «Es un engañabobos, porque te quitan todas las licencias, no puedes ir ni a la angula o al percebe y además no se cobra hasta agosto o septiembre», criticó. El ‘Nuevo Atalaya’, embarcación de su propiedad, no se ha acogido al paro, «porque con dos días que salgas a faenar y se te dé un poco bien la cosa ya sacas los dos mil euros que le dan al barco por veinte días de amarre». Ante esta situación, el fin de año se promete difícil para el sector pesquero. El mal tiempo impide la salida de los barcos y la temporada angulera tampoco está remediando la precaria situación. Por suerte, los precios se mantienen altos. En la última subasta de angula, el kilo se cotizó por encima de los 500 euros.

EL COMERCIO DIGITAL

Escriba su comentario