Los ministros de la UE acordarán este lunes las cuotas de pesca en aguas profundas

Anchoa_antxoa_arrantza_pesca_2007050215520905hg2.jpgEl Consejo de Pesca de la UE tratará de acordar mañana los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas para los recursos de aguas profundas, que se revisan cada dos años y afectan a peces localizados a 400 metros por debajo de la superficie del mar. 


 
Los ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) negociarán mañana en Luxemburgo las capturas para 2009 y 2010 de las especies de aguas profundas -como el besugo, la brótola o tiburones- y hablarán también sobre el acuerdo pesquero con Noruega.
El Consejo de Pesca de la UE tratará de acordar mañana los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas para los recursos de aguas profundas, que se revisan cada dos años y afectan a peces localizados a 400 metros por debajo de la superficie del mar.
Asistirá la ministra española de Medioambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, acompañada por el consejero del ramo de Cantabria, Jesús Oria, quien este semestre representa a las Comunidades Autónomas en el Consejo de la UE. España pedirá suavizar las restricciones que propone Bruselas para las capturas de aguas profundas en casos como el granadero de roca o el besugo.

La propuesta presentada por la Comisión Europea (CE), que discutirá el Consejo, plantea recortes anuales e incluso la prohibición en 2010 de la captura de varias especies, como los tiburones y del pejerrey, ya que los informes científicos indican que estos recursos están en una situación delicada.

La pesca en aguas profundas, aparte de ser un complemento para las flotas que se dedican a especies de más valor comercial, está adquiriendo más importancia para los consumidores, en el caso de peces como el sable negro.

En concreto, el Gobierno español solicitará más “flexibilidad” en dichas cuotas, en caladeros en los que faena la flota española, como el mar Cantábrico, Golfo de Cádiz, el Golfo de Bizkaia o el Gran Sol. Por ejemplo, para los pescadores españoles que extraen besugo (también llamado voraz en Andalucía) es importante poder usar en diciembre de 2009, una vez agotada su cuota anual, el 10% de la que le corresponde para el año siguiente porque durante ese mes y por las fiestas navideñas ese pescado se vende a un precio más alto.

Otra petición española, respecto al besugo, es suavizar la talla mínima de 35 centímetros que ha propuesto Bruselas.

España defiende que ese requisito se debe introducir de manera gradual y de una forma más mitigada para evitar los descartes, es decir que las capturas no deseadas de peces que después son arrojados al mar.

Por otro lado, los ministros hablarán sobre las negociaciones entre la UE y Noruega para los TAC de los recursos que gestionan conjuntamente.

En este punto, España pedirá que en el intercambio de cuotas se mantenga el cupo de bacalao ártico que da Noruega y que beneficia a la flota española.

Los Veintisiete aprobarán, además, una autorización a la CE para que negocie en nombre de la UE en la próxima reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, siglas en inglés) -que gestiona las pesquerías de atunes- y que se celebrará en Marraquech (Marruecos) en noviembre.
 
DEIA

Escriba su comentario