Los lobos atacaron a más de 2.150 reses en Castilla y León

lobo_gif.gifEL MUNDO -Los ataques perpetrados por lobos en Castilla y León afectaron a más de 2.150 cabezas de ganado y dieron lugar a indemnizaciones por valor de casi 300.000 euros durante el pasado año, según ha estimado la vicepresidente primera de la Junta y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz.

Ruiz indicó que en 2009 se habilitaron dotaciones económicas necesarias para paliar los daños de más de 700 ataques y recordó que el Plan Específico de Conservación del Lobo de la Junta incluye la posibilidad de autorizar que se puedan matar algunos ejemplares en función de los daños causados.

El ejercicio pasado, esto supuso el sacrificio de cinco ejemplares al norte del Duero y ocho al sur de los alrededor de 1.500 que se han contabilizado en la Región, alrededor de 150 manadas a pesar de la regresión sufrida en la zona de Tierra de Campos.

La consejera ha inaugurado este marters en Caleruega (Burgos) el Centro de Interpretación de las Loberas, donde destacó el trabajo del Ayuntamiento de la localidad en la puesta en valor de las construcciones ligadas al lobo a través del Centro de Interpretación.

El nuevo centro está diseñado de forma interactiva con el objetivo de dar a conocer el modo de vida de los pastores, así como las construcciones ligadas a su actividad en el campo a través de un proyecto puesto en marcha gracias a los fondos del Prodercal y el apoyo de Caja de Burgos y CajaCírculo.

La vicepresidenta calificó la iniciativa como una “actuación singular” que tiene al lobo y a aquellas construcciones ligadas a la defensa de los ganaderos y sus rebaños como “principales protagonistas” y recordó que el lobo es una especie que está en una expansión importante en Castilla y Léon.

“Forma parte de esa gran riqueza que tiene la Comunidad autónoma, entorno a la cual se están desarrollando múltiples iniciativas”, manifestó.

En este sentido, hizo hincapié en la labor del Ayuntamiento calerogano en la restauración del patrimonio etnográfico “dotando, además de elementos que van a permitir al conjunto de la población entender mejor el porqué se hacía este tipo de construcción y como era la vida en aquellos momentos”.

El proyecto se encuentra ubicado en el paraje ‘Las Rozadas’, donde se han rehabilitado loberas y tenadas preservando sus características originales. En una de ellas se ha instalado el Centro de Interpretación y junto a él una torreta mirador donde se puede apreciar el paisaje en el que habitan aves esteparias como la avutarda, la ganga otega y el alcaraván.

 

Escriba su comentario