Los ganaderos piden que se adapte el matadero de Llodio

logoUAGAEL CORREO – El matadero de Llodio sigue su andadura en solitario en Álava. Con pérdidas, pero manteniendo el servicio para una zona eminentemente ganadera que sigue demandando una solución, pese a que la instalación solo cuenta con permiso para comercializar la carne sacrificada a nivel local. Los ganaderos ayaleses se han agrupado para reclamar a los ayuntamientos de la comarca que asuman conjuntamente la gestión del matadero de Llodio. Dado que hasta el momento el proyecto de Salvatierra sigue sin ver la luz y el ofrecimiento de Amurrio para donar suelo en el que poder construir esta instalación tampoco se ha materializado, los ganaderos esperan poder usar las instalaciones llodianas.

Los profesionales, encabezados por José Antonio Gorbea, presidente de la UAGA, han mantenido ya encuentros con los consistorios de Ayala y de Llodio. Les han reclamado «que se acondicione porque está obsoleto y se cree una sala de despiece que ahora no existe para poder comercializar directamente los productos», explicó Gorbea. La instalación, en cambio, cuenta con una sala de sacrificio y otras de oreo además de las cuadras.

Amurrio también contó con matadero hasta principios de 2009, cuando cerró sus instalaciones debido a la precaria situación derivada de su escasa actividad, que acumulaba un déficit anual de 30.000 euros. Por ahora, Álava solo cuenta con el matadero de Llodio, que solo tiene autorización para consumo local. El de Vitoria cerró sus puertas en septiembre de 2005.

El futuro

No es la primera vez que se baraja la ‘comarcalización’ del matadero llodiano. De hecho, en su momento se planteó incluso la fusión de las instalaciones de Llodio y Amurrio para dar servicio a toda la zona. A pesar de que parecía contar con apoyos, la iniciativa no fraguó. Para los ganaderos, las pérdidas que podría arrojar la instalación «serían asumidas más fácilmente entre todos los ayuntamientos si el servicio se mancomuna».

El mayor escollo para la renovación del matadero es la financiación. La sociedad Haragi Artean, creada en 2007 por ganaderos, carniceros y comerciantes de carne al por mayor, cuenta con un proyecto redactado inicialmente para su implantación en Salvatierra que costó 60.000 euros y para el que aún esperan la ayuda foral.

La indefinición de las instituciones respecto a la ubicación definitiva, preocupa a los ganaderos, que en Álava se concentran sobre todo en el Valle de Ayala. El papel de las instituciones supramunicipales será fundamental en el futuro del matadero llodiano.

Escriba su comentario