Los ganaderos navarros han denunciado 420 ataques de buitres en los últimos 5 años

buitres_1.jpgNoticiasdenavarra.com. Los ganaderos navarros han denunciado en los últimos cinco años un total de 420 ataques de buitres a ganado vivo, pero sólo el 27% de ellos recibieron la indemnización correspondiente después de que los veterinarios del Gobierno de Navarra los certificaran debidamente y comprobaran que el aprovechamiento se había producido mientras los animales devorados aún se mantenían con vida (113 casos).A pesar de que durante las últimas dos semanas han trascendido varios ataques a yeguas y potros ocurridos en Gorriti, Urraúl Bajo o Erraztu, fuentes de Desarrollo Rural y Medio Ambiente rechazan la posibilidad de que el comportamiento de los buitres haya cambiado. Estas aves, al igual que la mayoría de las especies necrófagas, además de carroña, ingieren ocasionalmente presas vivas, una alimentación que representa el 0,04% del total que consumen al año.

Las cifras de aprovechamientos en vivo (los técnicos rechazan la palabra ataque) muestran una evolución variable, aunque ligada al aumento de la población de buitres, que en 2009 se situaba en las 2.853 parejas nidificantes y 2.500 jóvenes, lo que elevaría el número de ejemplares por encima de los 8.000. Esta cifra supone un leve aumento respecto al conteo realizado en 2004, que fijaba la población en 7.500 individuos.

En 2005 se produjeron 44 reclamaciones y 19 indemnizaciones a ganaderos por ataques a ganado vivo; en 2006, hubo 77 reclamaciones y 20 indemnizaciones; en 2007, 115 reclamaciones y 41 indemnizaciones; en 2008, 92 reclamaciones y 15 indemnizaciones; y en 2009, 92 reclamaciones y 18 indemnizaciones. El 60% de ellas son descartadas a través de los informes veterinarios (el Gobierno de Navarra destina 22.000 euros anuales a la realización de dichos análisis).

Estas cifras se encuentran “en total consonancia con los datos que manejan los investigadores como parámetros normales de la especie”, según fuentes de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, que explican que los aprovechamientos en vivo notificados afectan al 0,01% de la cabaña ganadera (la mortandad natural es del 7,7%).

dos muladares más Para completar la alimentación de los buitres, el Gobierno foral ampliará este año con dos puntos más la red de muladares, denominados PASAN (Puntos de Alimentación Suplementaria de Aves Necrófagas), que permiten gestionar su ubicación en zonas y momentos idóneos para minimizar los problemas ocasionados por la dispersión que en este momento presenta la especie, a la vez que facilita el mantenimiento de un mínimo poblacional.

Actualmente, ya están en funcionamiento doce muladares, que se sitúan en Napal, Lumbier, Carcastillo, Zudaire, Sangüesa y Gorramendi (Baztan), Garralda, Indurain (Izagondoa), Zandueta, Zurukuain (Yerri), Ochagavía y Navascués, y este año se pretenden instalar puntos en las Bardenas Reales y Roncal.

A través de estos muladares se suministran unos 1.000 kilogramos de comida al día, entre los meses de octubre y junio (cada PASAN tiene una cantidad y una periodicidad diferente según la carga poblacional de buitres de cada uno), hábiles para alimentar a unos 2.000 ejemplares. Con estos suministros también se consigue llevar a cabo la gestión territorial de las poblaciones y reducir sus desplazamientos.

Escriba su comentario