Los arrantzales lamentan el pacto de España y Francia para mantener la veda de la anchoa

barco_bajura04.jpgEl sector pesquero pide una reunión urgente con el Gobierno central para conocer datos oficiales. Todo queda en manos del Consejo de Ministros que se celebra el jueves

Los arrantzales quieren reunirse urgentemente con el Gobierno central para conocer los motivos del pacto que han sellado España y Francia para que continúe la veda de la anchoa en el Golfo de Vizcaya hasta el primer semestre de 2009, un acuerdo que el sector pesquero guipuzcoano lamenta ya que ha constatado que la población de anchoa habría sufrido una recuperación suficiente como para realizar capturas selectivas y supervisadas. Sin embargo, España y Francia están dispuestos a aceptar la propuesta de la Comisión Europea (CE) para que siga prohibida la captura de anchoa por lo menos hasta julio, de manera que la continuidad o no de la veda se decidirá, según los informes científicos, en primavera del 2009.

Esta es la actitud defendida por Francia y España en los grupos técnicos para preparar el Consejo de ministros de Pesca de la UE de próximo jueves, que negociará los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas pesqueras para 2009. Si no hay una vuelta atrás en el Consejo de Ministros, los arrantzales no podrán pescar anchoa, ni siquera con el nivel de cuota que habían acordado en el seno de la Interfederativa de Cofradías del Cantábrico.

Según indicó ayer el presidente de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, Eugenio Elduayen, «no tenemos oficialmente ninguna comunicación sobre la situación de la anchoa. Por ello, queremos que el Gobierno central nos reciba para conocer la posición que va a adoptar en el Consejo de Ministros de la próxima semana. Esperamos que el lunes o el martes nos digan algo». En función de las explicaciones de Madrid, los arrantzales piensan hacer un anuncio oficial sobre su postura ante esta decisión.

Representantes de las Federaciones de Cofradías de Gipuzkoa y Vizcaya y la propia Interfederativa de Cofradías del Cantábrico había constatado que la población juvenil de anchoa presentaba una notable recuperación, aunque no suficiente como para abrir de forma libre la pesca, tal y como les confirmaron los investigadores del instituto AZTI-Tecnalia. Los científicos presentaron a los arrantzales los resultados de la campaña Juvena2008 que sirve de base de la propuesta final del Consejo Técnico y Pesquero de la UE. «Ahora todo indica que el Consejo Técnico apoya la veda, pero insisto en que no tenemos ninguna información oficial. Sólo queremos saber los datos verdaderos que pueden justificar una veda».

Ni una cuota baja

La recuperación de la anchoa juvenil, pese a no existir una eclosión notable de contribución a la abundancia de la población para el año siguiente, abrigó esperanzas para solicitar un total autorizado de capturas (TAC) de 8.000 toneladas. Los arrantzales se comprometían a capturar unos topes por día y a ser sometidos a todo tipo de controles por las embarcaciones de inspección. «La Interfederativa de Cofradías del Cantábrico también ha solicitado la cuota baja que podría reabrir la pesca con controles, pero se atisba que vamos a sufrir otra veda en el 2009. Si eso está pactado que por lo menos esté justificado», indica Elduayen.

Anteriormente, en base a un pacto entre pescadores de España y Francia, también se solicitó la apertura de la pesca con un TAC de 8.000 toneladas. El reparto del TAC se mantendría en un 90% favorable a España y un 10% para Francia. Sin embargo, el Gobierno de Madrid ha estado evaluando el impacto de los resultados de este informe sobre la gestión de la pesquería de la anchoa que habían presentado los científicos y ha alcanzado el pacto de cierre con Francia.

Por su parte, España mostró su desacuerdo con el proyecto la CE sobre la anchoa en el golfo de Cádiz, ya que supone una reducción de cuota del 15% para 2009.

La propuesta sobre TAC y capturas que negociarán los Veintisiete plantea, además, una rebaja del 5% la pesca de la merluza en 2009 en aguas del norte de la UE y, por el contrario, un aumento del 15% del cupo en los caladeros ibéricos, Cantábrico o el golfo de Cádiz.

EL CORREO

Escriba su comentario