Los arrantzales confían en prolongar la pesca del bonito hasta octubre para salvar el año

BARCO_GIF.gifLas capturas han caído un 70% y en Vizcaya dan ya la campaña por perdida La escasez provoca una subida del precio, hasta los cuatro euros en lonja

La campaña del bonito de este año va camino de batir todos los récords negativos. Hasta el fin de semana pasado, los barcos guipuzcoanos apenas habían capturado 1,1 toneladas, un 70% menos que las 3,2 toneladas recogidas hasta la misma fecha del año pasado, que ya era la cifra más baja de los últimos cinco años. Y es que o no hay bonito, o el que hay no entra en el Golfo de Vizcaya. Con la pesca de la anchoa prohibida al hallarse en proceso de recuperación, el sector se encomienda al bonito para salvar la campaña. Pero este año la situacion no invita al optimismo. La posibilidad de prolongar la campaña hasta mediados de octubre (un mes más que lo habitual en los últimos años) -si es que sigue habiendo bonito entonces-, es a lo que se aferran los arrantzales guipuzcoanos antes de arrojar la toalla y dejar de salir a faenar. DIARIO VASCO

Algo que ya han hecho sus compañeros de Vizcaya. Ayer mismo, el presidente de la Federación de Cofradías de Vizcaya, Iñaki Zabaleta, anunció que los barcos vizcaínos «dan por perdida» la campaña de este año, ya que «no hay margen de tiempo para compensar el descenso registrado». Zabaleta señaló que la de 2009 está siendo «la peor campaña» que ha conocido «tras toda una vida dedicada a la mar». Explicó que tras un mes de junio «regular», desde mediados de julio «no se está pescando nada». Puso como ejemplo varios barcos que «llevan veinte días en la mar y no tienen más que cuatro o cinco toneladas», una cantidad irrisoria en comparación con otros años.

En un tono menos pesimista, el director de recursos marinos de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, Leandro Azkue, admitió que la costera de este año está siendo «especialmente mala, sin parangón en los últimos años». Pero lejos de dar la campaña por perdida, confía en poder mantener la pesca hasta mediados de octubre. Azkue explica que a la flota guipuzcoan sí le puede compensar salir a faenar ese mes, cuando el nivel de capturas es menor, debido a que pescan con cebo vivo, a diferencia de los vizcaínos, que faenan a cacea.

«Sin motivo aparente»

Azkue no se explica las razones de la falta de bonito. «La temperatura del agua es la habitual, hay anchoa en abundancia para que el bonito se pueda alimentar, también está en niveles normales el nivel de plancton… sólo podemos especular con que se trate de un problema de corrientes marinas, aunque habrá que ver qué dicen los científicos de Azti», remarca.
Lo que sí deja claro Azkue es que si no se pesca, no es porque la flota no se haya movido. «Los barcos se han marchado hasta el sur de Irlanda y el mar de Azores, pero nada, hay poco bonito», insiste.

La escasez de género propicia un aumento de los precios, que están llegando a superar los cuatro euros en lonja, lo que está amortiguando en parte la desastrosa campaña. Aún así, «la facturación de la flota es un 50% inferior a la del año pasado», lamenta.

Escriba su comentario