Los altos precios de la leche no bastan para frenar el cierre de explotaciones

León, que perdió 140 activos en la última campaña, va a bajar de los 900 productores en el 2008

El aluvión de adhesiones al plan de abandono pilla por sorpresa al ministerio
 
El aluvión de solicitudes de abandono de cuota láctea, y el consecuente cierre de explotaciones de este sector, ha pillado por sorpresa al Ministerio de Agricultura, que fijó un plan con una indemnización menos golosa que en la pasada campaña. Pero ni la reducción de la indemnización (0,19 euros por litro, muy lejos del precio de cotización de la leche en el mercado) ha bastado para retener a muchos productores en un sector primario que, al contrario de los que indican los precios en origen, tiene poco que ver con la rentabilidad. Eso piensan, al menos, representantes de estos colectivos tras observar cómo en todo el norte de España los titulares de explotaciones de leche de vaca han igualado, al menor, los porcentajes de abandono de cupo registrado en años anteriores.

El sector lácteo leonés no va a ser una excepción en este proceso de salida y tras perder 140 activos durante la pasada campaña, las adhesiones al nuevo plan van a dejar al sector por debajo de las novecientas explotaciones. El tránsito de cupos de leche de vaca ha redibujado un mapa productivo que atiende a parámetros de competitividad: cada vez explotaciones con más capacidad productiva, cada vez menos titulares por encima de los 55 años, cada vez más solicitudes de nueva cuota.

El reparto de cupos acumula un déficit con los ganaderos leoneses, que aspiran sin éxito desde hace años a que las cantidades de leche que se abandonan en la provincia retornen a este tejido productivo. En ese proceso se implica también la administración autonómica, que, según han denunciado los propios ganaderos, sí ha atendido las solicitudes de nuevos cupos en otras provincias para mejorar las cuotas existentes, mientras en León la resta de kilos no ha cesado: el último año se perdieron más de setecientos mil kilos de cupo oficial.

 

La Feplac pide a la industria que vuelva a subir los precios para no poner en riesgo el abastecimiento
 

«>los ganaderos abandonan el sector lácteo por una clara falta de rentabilidad; esa es la pura realidad. Un claro ejemplo de que el sector primario de producción de leche no es rentable lo estamos viendo en la actual campaña», analiza José Antonio Herrero, presidente de la Feplac.

Desde esta federación de productores recuerda que desde los meses de otoño en adelante se han sucedido subidas de precios de productos esenciales para la alimentación de las cabañas productoras: «La soja se ha encarecido un 80% y los cereales o la alfalfa, el 50%. Con estos precios, resulta que la subida del 50% que se ha visto reflejada en las liquidaciones que los ganaderos percibimos por la venta de la leche todavía no cubren a día de hoy al 100% los costes de producción», se esgrime desde la Feplac. Herrero cuestiona así la teoría que alimentan administraciones, industrias lácteas o asociaciones de consumidores: «ya se ve que es una leyenda eso de que los ganaderos estamos ganado mucho dinero con la leche; no hay más que ver la realidad que traduce el plan de abandono», reflexionó el directivo de la federación de productores.

A 0,52 por litro

La Feplac vuelve a pedir a la industria láctea que eleve el precio de la leche hasta, al menos, los 0,52 euros por litro. «De lo contrario, ellos mismos fomentan el abandono de la producción y oponen en peligro su abastecimiento en un futuro no muy lejano. Eso, si hay repuntes», dice Herrero.

Fuente. Diariodeleon.es

Escriba su comentario