Los agricultores vascos achacan las subidas de alimentos a los biocombustibles

La demanda de cereales por los combustibles ecológicos eleva los precios y eso repercute en los consumidores. 
 
El comportamiento ecológico tiene un precio… y parece que lo vamos a pagar todos los consumidores. La creciente utilización y producción de biocombustibles ha provocado una espectacular subida de las materias primas agrícolas con las que se producen estos carburantes ecológicos y esa subida se está trasladando ya a los productos alimenticios básicos, como el pan, la leche o los huevos. El sindicato agrario vasco EHNE explicó ayer que la subida de precios de los productos básicos se debe principalmente al descenso de trabajadores que se dedican a producir leche y al uso de cereal para biocombustibles.

Hace ya algunos días que se viene hablando de la subida de la leche, en especial después de que Pascual elevara en un 5% el precio de sus productos. Ebro Puleva y Central Lechera Asturiana la han imitado. Pero esto no es más que el principio de lo que se avecina, y no sólo en la leche. Numerosos productos agrícolas -pan, pasta, azúcar, aceite de girasol, soja, cerveza, etc.- y ganaderos -huevos, pollo, carne, lácteos…- pueden sufrir subidas superiores al 20% en los próximos meses. Y es que la subida de los precios agrícolas -en especial de los cereales- en los mercados internacionales ha sido impresionante, por culpa de una demanda que crece más que nunca debido a su utilización en la producción de biocombustibles. El maíz ha subido un 70%, la soja un 48% y el trigo, un 23%. Otras materias primas utilizadas en la elaboración de estos carburantes, como cebada, remolacha, colza o caña de azúcar, también han registrado escaladas vertiginosas.

Eneko Carrera, miembro de la ejecutiva de ENHE, explicó que la producción agraria está sufriendo una convulsión ajena al sector por todo el tema de los biocombustibles y “eso es lo que a nosotros más nos preocupa”. Explicó que en el caso de la leche, uno de los motivos de su encarecimiento es que en estos últimos años ha sufrido un descenso de productores “tremendo”, lo que ha hecho que los precios suban. El descenso de activos es tan acentuado en el País Vasco que, como informó Carrera, “en los últimos diez o quince años han desaparecido más del 80% de productores activos”. A ello se une el ascenso citado del precio de los piensos, que sube los costes al ganadero.

Con las subidas de los precios, que en opinión de Carrera “será acorde en todas las comunidades”, el productor va a facturar más, pero matizó que “lo que no sabemos es si va a ganar más, porque los costes están subiendo mucho”. Según ENHE, las subidas repercuten al agricultor, pero “son las grandes empresas las que más dinero se llevan”. En otras ocasiones, según Carrera, “lo que hemos visto es que ha habido subidas de cara al consumidor, pero no de cara al productor” porque las cadenas de comercialización “se han llevado el beneficio de estas subidas”.

La Unión de Consumidores de España (UCE) coincide con este diagnóstico y critica el anuncio de aumento de precios de los alimentos básicos por parte de la industria alimentaria quien lleva décadas aplicando márgenes que “incrementan los precios hasta el 400 por ciento”. La asociación denuncia que estos márgenes no repercuten en los productores. 

Fuente. deia.com

Escriba su comentario