Ley de caza Vasca

ALARMA.gifEL CORREO – Cualquier cazador medianamente informado es consciente de que si se aplica el anteproyecto de la Ley de Caza de la Comunidad Autónoma Vasca, según está elaborado en la actualidad, será muy difícil la actividad cinegética en Vizcaya y Guipúzcoa. Si bien en el derecho a la caza debe contemplarse que la ley sea la verdadera expresión de una época, estas no se suceden aisladas sino en íntima conexión con el pasado, donde su práctica fue mucho más justa a pesar de contar con una población inferior de animales.

De ahí que establecer como zona de seguridad 200 metros a partir de una borda o cualquier edificio rural, aunque esté desabitado, es una barbaridad. La mitad sobraría porque es bien sabido que nunca debe dispararse en dirección a un edificio. De la misma forma que cuando se establece 250 metros de visibilidad para poder cazar.

Vamos que, ni que se utilizaran bazokas. Disparates como prohibir la caza con heladas no se le ocurren ni al que asó la manteca, pero ahí está también contemplada. Así como prohibir que los batidores de jabalí porten armas, con el peligro que implica no llevarlas cuando no se utilicen como aquí perros de agarre. El mero hecho de portar en el chaleco de caza munición de plomo si se pasa por un humedal, la caza de las aves en espera de retorno (contrapasa) -cuando hay excepcionalidades en la normativa comunitaria que lo admiten-.

En cuanto a las sanciones, mas de lo mismo: hasta dos millones de euros -334 millones de las antiguas pesetas- si los daños superan los 100.000 euros. O hasta 6.000 euros por cazar con visibilidad inferior a 250 metros, entre otros atracos.

Rezuma recelo

En fin que el que ha elaborado esta ley o no tiene ni idea de qué es esto de la caza o rezuma recelo hacia sus practicantes. Cuando mayor es la violencia instaurada en la sociedad, más palo para cazadores y toreros. Al parecer, tiene mucho más castigo saltarse cualquier vaguedad de la Ley de Caza que delinquir socialmente un día sí y otro también.

Bueno, que nos vemos el día 20 de junio en Dima para celebrar el Día del Cazador y Pescador, a ver si para entonces todas las alegaciones que hemos aportado a los distintos partidos políticos llegan a buen puerto. De lo contrario, habrá que defender lo que es nuestro de la única forma que nos dejan y nadie desea. Les tendré informados.

Escriba su comentario