LENGUA AZUL. Vizcaya destapa nuevos casos y la vacunación se extiende

diputacion_bizkaia.jpgLa extensión de la lengua azul en Vizcaya y en la cornisa cantábrica ha obligado a reaccionar al Ministerio de Medio Ambiente. Ante la perspectiva de que la enfermedad alcance a las pocas regiones en las que no se ha registrado ningún caso, la pasada semana se acordó ampliar las zonas de restricción al movimiento de ganado. Y el pasado miércoles, tras comprobar que el riesgo de expansión del virus sigue «agravándose», el Gobierno central y el Comité Nacional de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria decidieron extender la vacunación al conjunto de España.

El sindicato EHNE elogia la rapidez con la que se estal llevando las vacunaciones

Estas medidas de prevención contra la lengua azul, que ha causado importantes pérdidas económicas en el sector en determinados puntos de la península, coinciden con un momento en el que Vizcaya sigue sumando nuevos positivos y nuevos fallecimientos de cabezas de ganado, según admitieron ayer fuentes agrarias.

Sin cuantificar

La Diputación de Vizcaya reconoció la pasada semana una treintena de casos -además de seis muertes- y aseguró que otras 200 granjas y unos 300 animales del territorio podrían estar también afectados por el serotipo número 1, letal para el ganado ovino y que golpea a la cabaña bovina en forma de un cuadro gripal leve. Estos positivos, que no fueron cuantificados por portavoces forales, corresponden a este grupo de explotaciones ‘sospechosas’.

La decisión de extender la protección al resto del país se produce en un momento en el que Vizcaya ya ha inmunizado al 60 por ciento de las vacas y al 100% de las ovejas, tal y como adelantaron ayer fuentes del Departamento de Agricultura.

 La institución foral decidió «reforzar» los protocolos de vacunación de la cabaña ganadera nada más conocerse la expansión de la enfermedad por el territorio y ante la más que previsible llegada desde Francia del serotipo número 8, que puede causar una alta mortalidad en las reses.

«Más tranquilo»

Portavoces de la institución foral aseguran, en este sentido, que en estos momentos sólo falta por inmunizar el ganado que se encuentra disperso por el monte. Un proceso que terminará a finales de este mes o principios de octubre.

Después de la «preocupación» que se extendió entre muchos ganaderos la pasada semana, fuentes de EHNE afirman que el sector está ahora «más tranquilo». El sindicato está «siguiendo» las vacunaciones y, por eso, no duda en elogiar la «rapidez» con la que se está inmunizando a las explotaciones.

EL CORREO

Escriba su comentario