Las osas con crías se quedan sin dormir – Las burras pueden con el lobo

ASTO.gifTres hembras con cachorros renuncian a la hibernación para buscar alimento en un invierno especialmente crudo.

Una empresa ganadera gallega utiliza a las pollinas para proteger a las vacas de los ataques.

Las osas pueden con la nieve. Las fuertes nevadas en los montes asturianos en las últimas semanas no han sido impedimento para que las hembras con crías hayan renunciado a la hibernación para dedicarse a buscar comida bajo el espeso manto blanco que cubre las zonas altas.

La Fundación Oso Pardo ha realizado un seguimiento a los osos pardos cantábricos en Asturias en las últimas semanas, y ha constatado que el fenómeno se repite: las osas con crías de un año o menos no encaman para pasar los meses más fríos. Este comportamiento sí se observa en las hembras preñadas y en los machos.

Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP), explica que a pesar de las bajas temperaturas y de la nieve, y al igual que sucedió en años anteriores, algunas osas con esbardos de un año de edad se mantienen activas alimentándose de las bellotas que encuentran escarbando bajo la capa de nieve. Los equipos de la FOP están realizando el seguimiento de tres familias de osos que estos días continúan alimentándose en el bosque. Dos de las familias se mueven por los montes del occidente asturiano y se componen de la osa y dos y tres esbardos, respectivamente; la tercera familia recorre los bosques limítrofes entre Palencia y Cantabria y está formada por una hembra y un solo cachorro.

Las tres familias están acantonadas en robledales con buena producción de bellotas y su actividad es muy similar: se mueven poco y buscan durante horas bellotas escarbando y limpiando el suelo de nieve. Además, de vez en cuando los oseznos se enzarzan en peleas y juegos (el cachorro solitario, al no tener hermanos, juega con palos y ramas) y en ocasiones las osas les dan de mamar. Una demostración de que la vida sigue, a pesar de que el invierno es crudo y abundante en elementos adversos este año.

El fenómeno de la no hibernación de las osas es ya una evidencia para la FOP, tras observaciones de campo llevadas a cabo en los últimos diez años. Guillermo Palomero indica que para algunas osas con crías, permanecer activas durante inviernos suaves con abundante comida puede ser más rentable desde un punto de vista energético que hibernar. «El desgaste que supone la lactancia para las hembras después del período de hibernación en el que tiene lugar el parto es enorme», sostiene Palomero.

Entre 1998 y el 2007, los equipos de la FOP han registrado de forma exhaustiva las huellas y las observaciones directas de osos durante el invierno en la población oriental cantábrica. Del análisis de 631 registros concluyen que en invierno los indicios se reducen, pero no desaparecen totalmente. Hay una disminución de la actividad a partir de la segunda quincena de diciembre y un incremento a finales del mes de marzo, que se corresponde con el final del período de hibernación.

Los resultados son diferentes según la edad y las circunstancias de los osos. Por ejemplo, las osas con crías mantienen prácticamente constante su actividad a lo largo de todo el invierno. Los jóvenes, en el año que se independizan de la madre, también muestran una actividad invernal importante, aunque con un ligero descenso en algunos momentos. Es el caso de la osezna «Villarina», que fue reintroducida en su medio natural a principios de otoño, y que aún no ha buscado encame. Por el contrario, la actividad de los osos de más de dos años disminuye de manera notable en enero y febrero y repunta progresivamente en marzo.

La Fundación ha constatado también que este año no ha sido especialmente abundante en Asturias en frutos para el oso. En el pasado otoño los hayedos de la cordillera Cantábrica no han producido frutos (los nutritivos hayucos) y las bellotas de roble se han repartido desigualmente.

La cosecha de bellotas ha sido buena sólo en algunas zonas. En cambio, los castaños de las zonas oseras asturianas «han cumplido», según Palomero, y han aportado una cosecha razonable de castañas. Así, parece que hay alimento suficiente para que las tres familias de osos localizadas este año presenten un aspecto fuerte y saludable.

Oviedo, Luján PALACIOS

Las burras se han convertido en Galicia en las mejores amigas de las vacas, y en un enemigo a tener en cuenta por el lobo.

La empresa Casa Grande de Xanceda, con base en los montes entre Coruña y Santiago, se dedica a la producción ecológica de yogures y derivados lácteos, y cuenta con una amplia ganadería de vacas lecheras desde hace 40 años. El pasado verano comenzaron a notar ataques de lobos al rebaño, con una media de dos reses muertas al mes. Y para poner freno a esta situación, la empresa ha pensado que lo mejor es una solución también ecológica.

Cristina Fernández-Armesto, responsable de marketing de la compañía, fue una de las impulsoras de un proyecto novedoso: la introducción en el rebaño de varias burras jóvenes. Esta curiosa medida se justifica en «el sentido de protección hacia el rebaño de las hembras», que en un primer momento plantan cara al lobo, desconcertándolo en su ataque, explica Armesto. Además, funcionan como un eficaz método de aviso para los pastores, gracias a sus rebuznos. Las burras también tienen a su favor el hecho de integrarse muy bien con el ganado vacuno.

El proyecto no es nuevo en otros países. En Suiza, los ganaderos de los Alpes llevan años aplicándolo con éxito. En Galicia también ha salido muy bien. No ha vuelto a haber más muertes en la ganadería, y el lobo se cuida muy mucho de acercarse a la finca, por lo que pudiera pasar.

En un momento en que la polémica por los ataques del lobo y las batidas para mermar la población no hace sino recrudecerse, la solución adoptada por los gallegos puede ser un ejemplo.

LNE

Una respuesta to “Las osas con crías se quedan sin dormir – Las burras pueden con el lobo”

  1. JKE Says:

    Un ejemplo de soluciones sencillas y baratas para los que defienden la eliminación de lobos y demás ‘alimañas’.

Escriba su comentario