Las dificultades de acceso a financiación ponen en peligro las cosechas de todo el mundo

agricultor.jpgPara el secretario de Agricultura de EEUU, Ed Schafer, no cabe duda de que la escasez de crédito podría tener un efecto en la producción agrícola.

La reducción del crédito podría reducir las cosechas y empeorar la crisis alimentaria en todo el mundo, y muy especialmente en los países en vías de desarrollo. Actualmente, para los económicamente débiles, el crédito se ha secado por completo, mientras que, para los fuertes, el crédito se ha atrasado y las tasas de interés están más altas. La falta de crédito se traducirá en una reducción de las inversiones en la agricultura y, por tanto, una merma en la cantidad de las cosechas. El número de personas hambrientas en el mundo puede aumentar.

Ya existen algunas estimaciones sobre la disminución de la cosecha. Para la empresa americana AgResource, la producción mundial de trigo puede llegar a disminuir 4,4% el año próximo. Otros apuntan que en Brasil, el tercer exportador mundial de maíz, después de Estados Unidos y Argentina, la producción puede caer más de 20%, porque los agricultores no consiguen préstamos para comprar fertilizantes y un 25% la de café. En Rusia, las tasas de interés de los préstamos para agricultores han subido más de 20% en los últimos meses, señaló Arkady Zlochevsky, presidente de la Unión Rusa de Productores de Cereales.

Una disminución de producción agrícola podría ser la causa de una nueva subida de los precios de las materias primas agrícolas. Actualmente, los contratos de futuros en la Bolsa de Chicago indican que para fines de 2009 los precios del trigo se subirán 16%; los del maíz, 5%; y los de la soja, 3%.

AGROINFORMACION

Escriba su comentario