La vaquería de Aretxabaleta acepta negociar el traslado a una finca de Gardélegui

Prensa_10.gifEL CORREO – Tras décadas de litigios con el Ayuntamiento y el amago frustrado de un desalojo, el caso de la vaquería de Aretxabaleta puede haber encontrado el camino del acuerdo. La familia López de Suso ha aceptado negociar un pacto a partir de la última oferta realizada desde el Ayuntamiento y publicada por EL CORREO el pasado día 3.

La propuesta contempla que la Corporación y Ensanche 21 permitirían la continuidad de la actividad pecuaria en Aretxabaleta durante 18 meses a partir del momento en que se apruebe una modificación del Plan General de Ordenación Urbana que permita la edificación de pabellones ganaderos en una zona propiedad de la familia muy cercana al monte Olárizu, en territorio de Gardélegui y protegida desde el punto de vista paisajístico. En esta finca, rodeada de pastos y cultivos, ya hay ahora algunas vacas, aunque no se permite ningún tipo de construcción.

Concluidos los 18 meses, los López de Suso llevarían a cabo el traslado de Aretxabaleta a Gardélegui. Así será posible que se desarrolle el sector 19 «con una programación y unos plazos establecidos de forma consensuada y conforme a los criterios en materia de sanidad y transporte de ganado y bienestar animal vigentes». Los ganaderos han presentado un informe para que, en cualquier caso, se garantice siempre el buen trato a los animales.

«Queremos seguir»

Como se recordará, en este lugar está prevista la construcción de 144 pisos de protección oficial. Si se produce el acuerdo quedaría sin efecto la ejecución de la orden judicial de desalojo que pesa sobre los titulares de la vaquería, y que no se pudo ejecutar por la presencia de un numeroso grupo de ganaderos. «Creemos que la propuesta que nosotros hacemos por escrito y registramos en el Ayuntamiento puede ser un buen comienzo para negociar. No queremos especular sino poder continuar con el ganado. En los últimos años solo hemos quedado cuatro explotaciones ganaderas en toda Vitoria y alguna lo va a dejar porque cada vez está más difícil ser ganadero», explicó a este periódico Gerardo López Suso.

Escriba su comentario