La UAGA alerta de que el canon del agua acabará con los cultivos de regadío

logoUAGAEl sindicato pide al Gobierno Vasco una moratoria de cinco años mientras se realiza un estudio de sus necesidades reales

El decreto del canon del agua se ha convertido en uno de los mayores quebraderos de cabeza de ganaderos y agricultores. El sindicato que agrupa al sector en Álava, UAGA, estima que con su aplicación desaparecería todo el cultivo de regadío, como el de la patata, la remolacha o el maíz. El colectivo se atreve a aventurar incluso que la nueva normativa pondría en serio peligro las viñas de Rioja Alavesa.

El Gobierno Vasco tiene previsto empezar a cobrar el canon -6 céntimos por metro cúbico- a partir de enero. El reglamento fija una bonificación del 95% de la base imponible para el sector agrario, siempre y cuando se acredite el cumplimiento del Código de Buenas Prácticas Agrarias del País Vasco. Los regantes, sin embargo, aseguran que no van a ser capaces de abordar esta cantidad, ya que los costes de gestión -insisten- van a ser más altos que la propia recaudación.

Así las cosas, el sindicato UAGA advierte de que si la ley se materializa, el 80% de las plantaciones del territorio se convertirá en cultivo de secano, como el cereal. “Todo lo demás va a desaparecer”, afirmó ayer Iñaki Fernández de Larrea, responsable de Agua de la Ejecutiva de UAGA.

Es por ello que la comunidad de regantes amenaza ya con negarse a pagar el canon así como a emprender una serie de movilizaciones en caso de que el Ejecutivo vasco no incluya modificaciones en este decreto. Hoy mismo, representantes del sector tienen previsto reunirse con el consejero de Agricultura, Gonzalo Sáenz de Samaniego.

El sindicato asegura que este reglamento, publicado el 18 de noviembre en el BOTHA, establece una doble vara de medir entre la actividad agropecuaria y el consumo de agua doméstico. Y es que, cuando se trata del abastecimiento de los hogares, el decreto establece que quienes no excedan de un consumo de 130 litros por persona y día estén exentos de su pago. Por el contrario, “nosotros no tenemos derecho a la exención y, además, desde las instituciones se tiende a trasladar una imagen nuestra de derrochadores”, añade Fernández de Larrea.

estudio En este sentido, el sector declara sentirse escandalizado por que nadie se haya preocupado por medir cuál es el consumo razonable de agua para la agricultura y la ganadería. Por ello reclaman que, tal y como han pedido el Parlamento Vasco y las Juntas Generales de Álava, se regule una moratoria de al menos cinco años para hacer una estudio real sobre las necesidades del sector.

NOTICIAS DE ALAVA

Escriba su comentario