La Renta Agraria en 2008 se sitúa en 23.224 millones de euros en su primera estimación

fletxa.gifLa Renta Agraria en términos corrientes por Unidad de Trabajo Anual (UTA), se estima que ha disminuido el 0,4 por ciento.

Este mismo ratio expresado en términos constantes, supone un descenso del 3,4 por ciento, mientras que en la media de los 27 países pertenecientes a la Unión Europea, dicha disminución es del 4,3 por ciento.

El Subsecretario de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Santiago Menéndez de Luarca, ha presentado hoy la primera estimación de las principales cifras económicas del sector agrario en el año 2008, que se caracterizan por el hecho de que la primera estimación de la Renta Agraria en términos corrientes presenta un valor de 23.224 millones de euros.

Dicha Renta Agraria por Unidad de Trabajo Anual (UTA), se estima que ha disminuido el 0,4 por ciento en términos corrientes y un 3,4% en términos constantes. Este último ratio adopta un valor de disminución del 4,3 % para la media de la Unión Europea.

La producción vegetal experimenta un incremento en valor del 4,7%. Esta subida está motivada principalmente por un aumento de los precios, destacando las frutas (17,5%), cultivos forrajeros (32,3%), plantas industriales (11,8%), vino y  mosto (10,9%),  y cereales (1,3%).

Un comportamiento opuesto en precios presentan el aceite de oliva
(-3,4%) y las hortalizas (-0,7%). En cuanto a cantidades producidas los resultados son inferiores en general al pasado ejercicio, destacando plantas forrajeras (-11,6%), patata (-7,7%),  frutas (-5,1%), vino y mosto
(-3,6%), plantas industriales (-1,4%) y cereales (-0,2%); por el contrario aumenta la producción de hortalizas (0,1%) y sobre todo de aceite de oliva (15,1%), aunque en este caso se contabiliza la producción del año anterior y comercializada el presente año.
 
El valor de la Producción Animal aumenta un 3,1%, debido fundamentalmente al alza de precios, destacando la leche (9,8%), carne y ganado porcino (8,1%), ovino-caprino (4,5%), huevos (0,8%) y otros productos animales (3,3%). Las cantidades producidas experimentan un descenso en su conjunto del 1,1%, debido a reducciones en la  producción de carne y ganado ovino-caprino (-14,7%) y porcino (-0,9), descensos que sólo se ven compensados en parte por un aumento en bovino (3,6%) y equino (11,1%).

Lo que conduce a la evolución de la Renta Agraria es el importante papel que en estos resultados juegan los consumos intermedios, los cuales se estima que han experimentado un crecimiento del 17,1 % en valor. Dicho incremento se ha producido principalmente por el aumento de los precios del 20,0%, frente a un descenso en consumos del -2,5%. En relación a la evolución de los principales componentes de los consumos intermedios, hay que referirse fundamentalmente al fuerte ascenso de los precios de los fertilizantes (68,2%), energía y lubricantes (23,4%)  y de los piensos (17,3%).

En cuanto a cantidades, se observa un incremento en el consumo de semillas-plantones  (4,2%), y energía-lubricantes (3,2%); por el contrario descienden los consumos en fertilizantes (-5,1 %), piensos (-2,3%), productos veterinarios (-1,0%), productos fitosanitarios (-0,9%) y servicios agrícolas (-0,9%).
 
Las subvenciones de explotación  han supuesto un montante de 7.365,4 millones de euros; es decir, el 31,7% del valor de la Renta Agraria. A este apoyo público, hay que añadir las subvenciones e indemnizaciones del Sistema de Seguros Agrarios que alcanzan más de 900 millones de euros, y que no se contabilizan en la elaboración de la Renta Agraria según la metodología de EUROSTAT.

En este punto hay que señalar que a raíz del chequeo médico de la PAC ya se contempla la general aplicación de estas medidas en las que España es pionera, y más concretamente en el artículo 69 del “Reglamento por el que se establecen disposiciones comunes aplicables a los regímenes de ayuda directa a los agricultores en el marco de la Política Agrícola Común y se instauran determinados regímenes de ayuda a los agricultores”, artículo que se refiere a los “Seguros de Cosechas”. De hecho, si se considerase el impacto en la Renta Agraria del sistema de seguros agrarios en España, la variación de la Renta Agraria en términos corrientes por UTA sería positiva (+0,14 %) .

En el conjunto de los países de la Unión Europea se aprecia un descenso generalizado, que es particularmente intenso en la mayoría de los Estados de la UE- 15 además de Polonia, Lituania y Estonia. Por el contrario, los tres países que más han evolucionado en términos positivos han sido Bulgaria, Rumanía y Hungría.

Estas diferencias se acentúan en el análisis en términos porcentuales, que presenta diferencias patentes, así mientras Bulgaria y Rumanía se encuentran con subidas superiores al 20%, Estonia y Bélgica presentan caídas superiores al 25%. 

Los datos presentados corresponden a la primera estimación de los principales indicadores de la Renta Agraria del año 2008. Dicha estimación se realiza de acuerdo con la reglamentación comunitaria a finales de noviembre. EUROSTAT difunde  hacia el 20 de diciembre un resumen de resultados en su publicación “Estadísticas en breve”. A finales de enero de 2009 se realiza una segunda estimación.
 
El cálculo de los mencionados indicadores agrarios se elabora siguiendo la metodología armonizada del Sistema Integrado de Cuentas Nacionales de la Unión Europea, aplicable en todos los países comunitarios.
Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino

Escriba su comentario