La producción de manzana se dispara en Vizcaya

SAGARRAK.gifLa cosecha de este año es la más importante de la última década

LOS DATOS

Sidra: En Vizcaya se elaboran cada año unos 300.000 litros de este caldo y el resto de la cosecha de manzana se vende generalmente a Guipúzcoa y Asturias.

Explotaciones: El área costera y, sobre todo, la comarca de Lea Artibai es una de las zonas que más parcelas de terreno tiene destinadas a esta fruta.

Hacía mucho tiempo que los baserritarras vizcaínos no registraban una cosecha tan abundante de manzana. De hecho, tras recolectar las especies más tardías, un proceso que se lleva a cabo a finales de noviembre, los agricultores señalan que «aunque es muy difícil cuantificar la producción total, se han batido todos los récords». «Es la más abundante de la última década», sostienen los responsables de la asociación de sidreros de Vizcaya. Esta fruta sufre el fenómeno denominado ‘vecería’, por lo que a un mal año le sigue otro de abundancia.

La zona costera, y en especial la comarca de Lea Artibai, es una de las áreas del territorio con mayor número de parcelas destinadas a este cultivo. En la cooperativa Laneko de Gizaburuaga, una de las principales firmas productoras de sidra, se han visto desbordados por la gran la cantidad de manzana recogida por sus proveedores. «Hemos tenido que venderla a Asturias al mismo precio o incluso a un coste inferior al que hemos adquirido nosotros para darle salida y, aún así, sobrarán toneladas en los caseríos», reconocen los responsables de la firma.

Cada año se elaboran en Vizcaya alrededor de 300.000 litros de sidra. El resto de la cosecha se vende a Guipúzcoa o a Asturias, territorios en los que dado el gran consumo de esta bebida no son capaces de producir suficiente manzana autóctona para cubrir la demanda.

Este año, sin embargo, la abundancia de manzana permitirá también a las sidrerías guipuzcoanas autoabastecerse sin necesidad de comprar el género en vizcaína. En la campaña 2007, en Guipúzcoa se elaboraron más de 12,5 millones de litros. «Aquí los hábitos son bastante estables. La cantidad que producimos está marcada por el consumo y apenas supera los 300.000 litros», explica el presidente de la asociación de sidreros de Vizcaya, José Antonio Zamalloa.

 «Sabor excepcional»

Baserritarras y técnicos apuntan diversos factores para explicar el fenómeno. «Por un lado, ha habido mucha flor y las condiciones meteorológicas han ayudado de manera extraordinaria. En el momento de la polinización no llovió y luego sí, lo que contribuyó a reducir problemas con el gusano de la manzana. Además, septiembre fue bastante seco y los vientos de octubre ayudaron a que numerosas piezas cayesen de los árboles dejando más sitio para el crecimiento de otras», destacan expertos en fruticultura, que reconocen, además, que «al producirse una excelente maduración, la sidra de este año tendrá un sabor excepcional».

La transformación de la materia prima en este popular caldo comienza con el triturado y posterior prensado de las manzanas. El zumo obtenido se deposita en ‘kupelas’ para su posterior fermentación. Tras un mínimo de tres meses de maduración, llega el momento de disfrutar de un producto «muy similar al guipuzcoano. Las diferencia básica está en la cultura que les envuelve a ellos, con el ‘txot’ como su principal reclamo», apuntan varios productores vizcaínos.

EL CORREO

Escriba su comentario