La previsión de una escasa cosecha mundial dispara el precio del trigo duro

interrogacion.gifHERALDO DE SORIA – Con las cosechadoras a pleno rendimiento en los campos de cereal, los precios vuelven a ser protagonistas de la campaña. El trigo duro, destinado a la producción de pasta y sémola para consumo humano y del que Aragón es la segunda comunidad productora, ha alcanzado precios que superan los 300 euros por tonelada cuando el año pasado por estas fechas se cotizaba a 170 euros. Lo confirmó ayer el representante sectorial de herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias de Aragón, Pedro Naudín, que explicó que la causa principal de este encarecimiento hay que buscarla en Canadá. La producción de trigo duro en este país es de muy alta calidad, pero su cosecha «no pinta bien» este año debido esencialmente a la sequía. Esta previsión, todavía muy temprana para Naudín -que recordó que los cerealistas canadienses comenzarán la campaña una vez terminado el verano-, ha provocado un aumento de la demanda mundial de trigos de calidad, que, en consecuencia ha provocado el aumento de los precios de este cereal.

No es esta la única razón del encarecimiento del trigo duro. Se espera una cosecha «corta» en la Unión Europea, con especial descenso en Italia que no solo es un gran productor sino también uno de los mayores consumidores. Según las últimas estimaciones, la producción podría reducirse en un millón y medio de toneladas respecto a la del pasado año. Dicho en números: de los campos europeos se espera recoger siete millones de toneladas -para un consumo de diez millones de toneladas- cuando en 2010 se cosecharon nueve millones de toneladas. Además, apenas hay grano almacenado y el consumo mundial continúa creciendo.

Mucha especulación

Este escenario explica, según Teo Largo, responsable técnico de sectores agrícolas de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), que en los últimos contratos con la industria realizados hace apenas una semana el precio del trigo duro se haya pagado a 0,25 euros el kilo, cuando en 2010 cotizaba a 0,16 euros.

Largo señaló que la preocupación del sector es que el encarecimiento no solo se produce en el trigo duro, también se están disparando los precios en el resto de los cereales. Prueba de ello, indicó, es que la cebada se está pagando a 0,20 euros, «incluso dicen que algunos agricultores la han vendido a 0,21» destacó el representante de UAGA, que recuerda que el año pasado un kilo de cebada se situaba entre los 0,11 y los 0,12 euros el kilo.

El representante de UAGA mostró su preocupación ante la escalada de precios de estas producciones, en especial de aquellas que van destinadas a pienso y que suponen una carga económica ya difícil de soportar para los ganaderos. En su opinión, es cierto que se prevén una cosechas menores pero no es una justificación para unos precios «tan desorbitados». Más bien, Largo consideró que la culpable en los vaivenes de la cotización de los cereales es la especulación que se vive constantemente en el mercado de futuros de Chicago.

En Aragón se espera cosechar este año alrededor de 212.000 toneladas de trigo duro.

Escriba su comentario