La plaza se viste de patata

logoUAGAEl mercado de Abastos celebra hasta el próximo sábado la primera feria del tubérculo con diferentesvariedades del producto «a precio de mayorista»

Ricas, sabrosas y a buen precio. Ésta es la tarjeta de presentación de las numerosas variedades de patata que la plaza de Abastos pone, hasta el próximo sábado, al alcance de todos los vitorianos en ‘La Huerta de Álava’. Un puesto en el que el cliente podrá adquirir este producto «a precio de mayorista», anuncia Manuel Rabasco, presidente de la asociación de comerciantes del mercado. «No hemos podido realizar esta feria antes porque aún no se había recogido la cosecha» pero, si al público le gusta la iniciativa, no dudarán en repetir la experiencia «dos o tres veces por semana».

La primera Feria de la Patata, que coincide con la celebración del año internacional de este tubérculo por parte de la ONU, nace con la intención de «recuperar el espacio» perdido por el cultivo alavés. La «competencia del producto de importación» y la «crisis» son, a juicio de Rabasco, los principales caballos de batalla del sector. Dos razones por las que a los vendedores de la plaza de Abastos se les ocurrió organizar estas jornadas «reivindicativas».

Con flores

 «La venta no va a sacar de apuros a nadie, pero la idea tiene su encanto y defiende algo muy vitoriano», reconoció el presidente. Para Rabasco, la belleza de esta feria se puede percibir con tan sólo observar el puesto -el número 25 de la plaza- decorado con la flor de la planta patatera y rodeado de sacos con el producto promocionado.

La iniciativa, en colaboración con la UAGA, llega también para «aliviar un poco el bolsillo del cliente». «Van a estar mucho más baratas que en el supermercado», advierte el presidente de los comerciantes, que esta mañana recibirá la visita de una compradora especial, la diputada de Agricultura, Estefanía Beltrán de Heredia, para inaugurar el evento.

A lo largo de estos tres días, las personas que se acerquen hasta Abastos podrán elegir entre diferentes clases del tubérculo y degustar, además, con cada compra, un pintxo de tortilla elaborado con «una de las mejores patatas del país». Eso sí, siempre en el horario comercial del recinto: hoy y mañana desde las nueve hasta las dos del mediodía, y de cinco a ocho de la tarde, y el sábado a partir de las ocho hasta las tres.

EL CORREO

Escriba su comentario