La Ley de Biodiversidad permite la caza tradicional de la perdiz

La Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad quedó ayer aprobada definitivamente por las Cortes después de algunas escaramuzas parlamentarias, menores pero vistosas, que convirtieron a la perdiz roja en la estrella de la función. En su conjunto, la norma pretende ser un escudo protector de los espacios más valiosos, terrestres y marinos, y de las especies que en ellos viven frente a la especulación económica, así como catalogar con rigor las joyas naturales que aún conserva el país, el gran proveedor de riqueza y singularidad biológica de la UE.

El pleno aprobó con los votos a favor del grupo socialista y de la propia Cristina Narbona la enmienda que colaron en el Senado PP, CiU y PNV, a favor de permitir la caza de perdiz roja con reclamo macho «en los lugares donde sea tradicional y con las limitaciones precisas para garantizar la conservación de la especie».

El problema es que esta modalidad se practica sobre todo en las épocas de celo, reproducción y cría, contraviniendo las normas comunitarias de protección de aves silvestres que prohíben la caza durante el ciclo reproductor, por muy tradicional que sea. El problema era también que las elecciones están próximas y que en Andalucía, feudo del PSOE, la caza de perdiz con reclamo tiene gran arraigo, así que los diputados socialistas andaluces acabaron por imponer su criterio.

Cristina Narbona -y todas las organizaciones ecologistas- había pedido días atrás el voto en contra de su grupo para ajustar la ley a los mandatos de Bruselas y ayer se justificó como pudo. «Como miembro de mi grupo parlamentario acepto la disciplina de voto», afirmó tras la votación. No obstante, recordó que las normas comunitarias mandan y que existe un dictamen motivado que apercibe a España en contra de esta modalidad de caza, así que es más que probable que la Comisión Europea acabe tomando cartas en el asunto.

Fuente. Larioja.com

OPINION GEROA

 

 

Escriba su comentario