La Junta negocia para evitar que la industria abandone leche en León

Leche_20aumento.jpgLa industria amenaza con no comprar desde hoy los cupos vinculados a la cooperativa Cea Esla
  
El conflicto de la leche está de vuelta en León. Desde hoy peligra la recogida del producto en decenas de explotaciones, todas vinculadas a la cooperativa Cea Esla, que solicitó ayuda a la administración autonómica para evitar que sus asociados se quedaran con la leche en los tanques de frío. La Junta trabaja contrarreloj para lograr una salida urgente a este problema coyuntural para el sector lácteo leonés, justo un mes después de librar una batalla con la industria tras el abandono de varias rutas de recogida en la provincia.

La solución, ahora, parece más complicada ya que las principales transformadoras no están dispuestas a asumir la cantidad de leche sobre la que pende el abandono en las granjas. La solución para la comercialización parece limitada. La industria que deja la recogida ha planteado una alternativa a los productores o a Cea Esla: transformar en polvo las entregas, pero siempre que el coste de ese proceso en fábrica corra a cargo de los ganaderos o la sociedad cooperativa.

La alternativa, sin embargo, pierde recorrido al limitar la misma industria a diez mil litros diarios la cantidad que puede destinar a este proceso.

El regreso de los problemas entre productores y transformadores lácteos reaviva una polémica reciente -la que se vivió en la salida del mes de abril con el cese de compras a decenas de ganaderos de León por parte de leche Río- que desde el sector primario se interpreta como una estrategia para someter su voluntad y reducir el margen de reivindicación que les queda ante los bajos precios.

La extensión de las rutas de Cea Esla hace que el problema de la falta de recogida de alcance a todos los puntos de la provincia.

Fuente. DIARIO DE LEON

4 Respuestas to “La Junta negocia para evitar que la industria abandone leche en León”

  1. Javier Comeron Says:

    Esta situación es “dramática”, puesto que supondrá la puntilla definitiva, si nadie lo remedia, al medio de vida de muchos ganaderos leoneses. Esta noticia me asusta sobremanera puesto que pone de manifiesto la extremada fragilidad de la que es objeto el sector ganadero.

    A las pérdidas derivadas del bajo precio de la leche, se le une un futuro negro que obligaría directamente al cierre de las explotaciones.

    Como ya se publicaba anteriormente:

    “” Las industrias captan leche francesa a bajo precio y niegan la recogida a los productores leoneses, que a partir de mañana tendrán que desprenderse de la leche de sus explotaciones de la mejor forma que puedan. Incluso, regalándola. “”

    La indefensión, pues, es total. Incluso antes de que se decidiera no recoger la producción de leche, ni siquiera era fácil protestar por los precios no entregrando su producción a las industrias, pues como muy bien decía uno de los ganaderos afectados:

    “”Porque hay algún iluminado que cree que podemos dejar de ordeñar sin más, y esa labor debemos acometerla porque si no las reses enfermarían y además de la leche lo perderíamos todo.””
    Y para seguir ordeñando se tienen que contemplar unos costes.

    Estaremos atentos, pues, a la intermediación que pueda hacer la Junta de Castilla y León. Pero, la verdad sea dicha, el optimismo no está en sus niveles más altos: (enlace)

  2. irrintzi Says:

    parches para que que la leche no les salpique. la solucion esta en controlar a los que especulan con nuestro trabajo. si la ley les proteje habra que desenmascarlos publicamente y que el consumidor decida.

  3. Javier Comeron Says:

    Totalmente de acuerdo con tu apreciación. Esperemos que el bien llamado “Indice de la especulación” (IPOD o Índice de Precios en Origen y Destino) acabe calando y llegando a todos los ciudadanos para que sean conscientes de la auténtica causa del encarecimiento de los alimentos.

    En la prensa no dejamos de ver noticias aludiendo a la imparable subida del precio de los alimentos:
    “Los alimentos en la eurozona se encarecen a su mayor ritmo desde 1996” (enlace)

    Sin embargo, esta subida no atiende a que los productores (agricultores, ganaderos y hombres y/o mujeres del mar) estén repercutiendo sus costes extras. ¿Quién se está quedando con el dinero de todos aquellos que entregan toda su mejor dedicación a producir dichos alimentos?

  4. Javier Comeron Says:

    Permitidme un par de apreciaciones más:

    Si algunas producciones, como por ejemplo, varios tipos de carne han bajado en su cotización, aún a pesar de los mayores costes de producción, cómo puede ser que suban de precio en destino. No será por que se le haya repercutido el coste extra que le supone al productor. Tampoco puede ser por una menor demanda de productos perecederos, puesto que ésta no se ha visto alterada, como si lo ha sido, por el contrario, la demanda de electrodomésticos, automóviles, etc. Véase la siguiente noticia: (enlace)

    y en especial éste párrafo:

    “”
    Pero también las cadenas de distribución cuyo negocio se basa fundamentalmente en los alimentos. Por ejemplo, fuentes de Mercadona explican «no hemos notado especialmente cambios en los hábitos alimentarios de nuestros clientes a la hora de realizar su compra diaria». De los 9.200 productos que se pueden adquirir en sus centros, un 35% son recomendados, mientras que insisten en que «no hemos notado variaciones en las preferencias de nuestros consumidores por unas u otras marcas». En definitiva, el consumidor no deja de comprar para comer.
    “”

    Resulta especialmente contradictorio o, cuanto menos curioso, la siguiente afirmación que aparece en el artículo:

    “”
    El secretario general de la Confederación Española del Comercio (CEC), Miguel Ángel Fraile, explica que la situación no parece haber variado, ya que los pequeños y medianos comercios que centran su negocio en productos perecederos y frescos mantienen su mismo nivel de negocio. Los comerciantes españoles están intentando combatir el espectacular incremento de los precios de las materias primas, incluido el petróleo, estrechando sus márgenes, para que al consumidor le llegue amortiguada esa subida, explican Fraile y las principales cadenas de distribución. El resultado es que el consumidor se encuentra una variopinta y múltiple gama de ofertas.
    “”

    Si es cierta dicha afirmación, se dignarían a responder a la siguiente pregunta:
    ¿Entonces los agricultores y ganaderos, así como los transportistas, se han inventado sus quejas? Porque ambos se quejan de que no pueden repercutir los costes extras y que se ven en la ruina. ¿Cuánto han estrechado sus márgenes estos señores?

Escriba su comentario